Chipre: un paso hacia adelante

La crisis económica ha abierto las puertas hacia negociaciones que pudieran generar un acercamiento entre el norte y el sur.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 06/03/2014 00:00
Chipre: un paso hacia adelante

Almendra Ortiz de Zárate*

Cuando el tsunami de 2004 azotó en las costas de Sri Lanka, la población debió enfrentar dos problemas colosales: la devastación ocasionada por el desastre natural acompañada de un desgastante proceso de reconstrucción y el terrible conflicto de las guerrillas de los Tigres de Liberación del Eelam Tamil, que desde 1984 iniciaron un movimiento de oposición en el país.

El efecto inmediato fue la cooperación entre los Tamil y el gobierno de Sri Lanka, pues la necesidad de repartir la ayuda humanitaria era mayor que el conflicto que desde varios años atrás venía desarrollándose. Esta situación hizo que la opinión pública cuestionara si era posible que un mal mayor sirviera para solucionar un mal existente. La problemática de los Tamil no se resolvió de manera inmediata, fue hasta 2009 que el gobierno logró derrotar a los Tigres.

En 2011 azotó una crisis económica en Chipre y hace un año, el 16 de marzo de 2013, los chipriotas vivieron el momento más difícil cuando los bancos utilizaron la figura del “corralito” para limitar la disposición de efectivo a los usuarios, debido a que la situación económica era tan grave que el país debió negociar un rescate con la Troika —integrada por la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE)— para poder enfrentar la debacle económica.

Desde 1974, la pequeña isla Mediterránea quedó dividida. En el norte se instauró la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), reconocida únicamente por Turquía. Debajo de la línea verde (línea divisoria), quedó la República de Chipre, reconocida por la sociedad internacional y miembro de la UE desde 2004.

Numerosos han sido los intentos de reconciliación y unificación de la isla, sin embargo, las diferencias culturales han hecho imposible cualquier acercamiento de paz. El año pasado, Chipre debió centrar su atención en la crisis económica y dejar de lado las negociaciones sobre la RTNC, no obstante, hace apenas una semana el presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, mencionó en una entrevista en un reconocido periódico estadunidense que la solución al problema de Chipre puede tener un efecto positivo en la recuperación económica del país, pues se tendría acceso a más mercados y, al mismo tiempo, Turquía podría acelerar su proceso de adhesión a la UE, que se ha visto imposibilitado por el conflicto con la República de Chipre, entre otras cosas.

Además de solucionar sus diferencias, podría también construirse el gasoducto que desde hace un par de años se negocia para transportar el gas natural chipriota a la UE vía Turquía y poder comercializarlo. Aparentemente, la llegada de un mal mayor en Chipre en 2013 hizo que se abriera un abanico de posibilidades para solucionar un mal existente desde 1974. Definitivamente, las conversaciones de paz no traerán una solución inmediata al país, pero comienzan a señalarse más ventajas que desventajas de un posible proceso de reunificación.

Desde que azotó el tsunami en Sri Lanka al momento de la solución del conflicto pasaron cinco años de constantes enfrentamientos y altos costos sociales. En los momentos más álgidos se presenció la masacre de Muttur en 2006 en contra de representantes de la ONG Action Contre la Faim (Acción contra el Hambre), así como duros golpes a la población civil.

El problema chipriota seguramente será más sencillo de solucionar, toda vez que las partes encuentren beneficios mutuos resultado de las conversaciones de paz y, aunque la solución no será inmediata, puede asegurarse que Chipre ha dado un paso hacia adelante.

* Profesora de la Escuela de Relaciones Internacionales y Titular de la Cátedra A. G. Leventis en Estudios de Chipre, Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios