2014, año europeo de ¿?

Un tema que cada vez cobra más importancia es el de la creciente xenofobia y racismo que existen en la Unión.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 02/01/2014 00:00
2014, año europeo de ¿?

Christel Bade*

En 2014 se celebra el aniversario de eventos clave en la historia de Europa: mil 200 años de la muerte de Carlomagno —que unió gran parte del continente—, 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial, 70 años del desembarco en Normandía, 25 años de la caída del muro de Berlín, 15 años de la introducción del euro y diez años de la ampliación de la Unión Europea (UE) al Este.

Los anteriores eventos son sólo un reflejo de las constantes etapas de unión y desunión por las que ha atravesado Europa, reflejo de las complejas relaciones que históricamente han existido en el continente y que, en distinto grado, siguen presentes en la UE.

El 1 de enero terminó el periodo de transición para la libre movilidad de trabajadores de Bulgaria y Rumania al resto de los países de la Unión. Este tema lleva semanas en los titulares por la abierta oposición del gobierno de David Cameron, que adoptó medidas para restringir la inmigración. Esta acción es una muestra más del creciente euroescepticismo que existe en Reino Unido, que muchos empiezan a considerar “peligroso” porque está sustentado en medidas populistas apoyadas originalmente por el partido de extrema derecha Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés) y porque únicamente persigue fines electorales.

Un tema vinculado y que cada vez cobra más importancia es el de la creciente xenofobia y racismo que existen en la Unión. Casos como la segregación de gitanos en escuelas de Europa del Este, acciones en contra de judíos y musulmanes, como el escándalo de la quenelle en Francia, y la creciente popularidad de partidos políticos radicales en varios Estados son muestra del peligroso vuelco a la derecha que está habiendo en Europa y que puede poner en riesgo la estabilidad del continente.

Asimismo, la crisis económica que continúa aquejando a varios países como Grecia, que según analistas tendrá que recibir un tercer rescate este año, o Chipre y Portugal, que no consiguen mejorar sus economías, y Malta, que para evitar la adopción de medidas de austeridad está ofreciendo la ciudadanía por 650 mil euros, provocando una fuerte oposición de sus ciudadanos (España la ofrece a cambio de una inversión de 160 mil euros en bienes raíces).

Todo lo anterior es una muestra de los retos que enfrentan los europeos este 2014 y cuyo significado más concreto se verá en las elecciones del 1 de mayo al Parlamento Europeo. Aunque en cada una de las elecciones pasadas la participación ciudadana disminuyó, se espera que en esta ocasión aumente como señal de protesta de los ciudadanos en contra de sus propios gobiernos y la UE en general.

El panorama pinta un tanto pesimista, sin embargo, 2014 también trae buenas noticias para la integración: el 1 de enero Letonia adoptó el euro, dando así su voto de confianza a la moneda única; Irlanda abandona su programa de rescate, gracias a la gran mejora que ha tenido su economía; se espera que este año se lleven a cabo acciones para crear una unión bancaria que contribuya a darle estabilidad a la Unión Económica y Monetaria; además, cambia la presidencia de las instituciones de la Unión (Consejo Europeo, Comisión y Parlamento), lo que representa una oportunidad para la integración.

Ojalá que 2014 lleve a la UE más por el camino que mencionó el presidente búlgaro, Rosen Plevneliev, recientemente en entrevista con The Guardian: “debemos aprender de los errores del siglo XX y entender que cada uno de nosotros es débil cuando está aislado. El siglo XXI no es sobre cómo construir barreras, sino cómo derribarlas, vinculando pueblos, culturas, economías, industrias”.

* Coordinadora académica de la Escuela de Relaciones Internacionales, Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios