La gentrification, fenómeno urbano global

El concepto designa la sustitución de poblaciones populares en barrios céntricos degradados por clases medias o superiores.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 26/12/2013 00:36
La gentrification, fenómeno urbano global

Por Yann Marcadet

 

 

Para Juan Pablo

 

Williamsburg, Brooklyn.— Desde 1940, este sector es el principal lugar de residencia de los judíos ultraortodoxos jasídicos de Nueva York, compuesto de hogares principalmente pobres. En las calles se cruzan casi exclusivamente familias vestidas de manera tradicional: los hombres con su traje y sombrero, las mujeres con falda larga y velo sobre el pelo. Durante décadas esta situación se mantuvo igual. El ambiente tranquilo de las calles no era afectado por ninguna intrusión externa. Además, hasta hace poco el precio de la vivienda era muy accesible. Pero Williamsburg está muy cerca de Manhattan, al otro lado del East River y una carretera y el metro atraviesan el barrio. En los años 2000, lógicamente, se instaló una nueva población en el barrio; una totalmente distinta a la de los judíos ultraortodoxos, en su mayoría jóvenes de clase media o superior atraídos por un modo de vida bohemia.

Williamsburg se transformó así en el centro principal y simbólico de los hipsters: en la parte norte del barrio, numerosos restaurantes y galerías design se alinean entre las tiendas de segunda mano. También se han construido nuevos edificios residenciales para atraer a nuevos habitantes. Sin embargo, la proximidad de dos ambientes urbanos tan radicalmente distintos no ocurre sin provocar conflictos.

Un artículo del diario español El País, del 13 de diciembre de 2013, relata que la comunidad judía teme que sus valores y su modo de vida tradicional vayan a debilitarse poco a poco por la presencia de personas tan alejadas de su cultura. Un ejemplo es la construcción de un carril de bicicleta que atravesará la parte sur (judía) del barrio, cristalizando las preocupaciones: ven este proyecto como una violación a su intimidad, con el riesgo de que gente joven pase vestida de manera inapropiada, con ropa ligera. Además, algunos temen que sus hijos se sientan atraídos por esta modernidad y que no valoren tanto su cultura de origen.

Este ejemplo, escogido entre miles otros que existen en el mundo, es uno de los efectos de la gentrification. Este término apareció por primera vez en un artículo científico de Ruth Glass en 1965 para caracterizar un nuevo fenómeno: la llegada de sectores de las clases medias a barrios populares en el centro de Londres, cuando en ese entonces lo “normal” era instalarse en los suburbios. En la actualidad este concepto, muy de moda en el mundo académico, designa la sustitución de poblaciones populares en barrios céntricos degradados, por clases medias o superiores, acompañado de una renovación o rehabilitación residencial. Es un fenómeno que no se limita a Nueva York, sino que, bajo distintas formas, se observa en la mayoría de las urbes de Estados Unidos, Canadá y Europa occidental. Más recientemente, formas de gentrification se encuentran también en metrópolis latinoamericanas como Sao Paulo, Santiago, Bogotá o la Ciudad de México.

Varios científicos han tratado de explicar este proceso. Resalta ante todo el análisis de Neil Smith sobre el llamado rent gap: los promotores aprovecharían los bajos costos inmobiliarios en los barrios populares del centro para conseguir plusvalías más importantes que en las periferias. El resultado es la transformación de barrios antiguamente degradados, peligrosos o simplemente poco llamativos, en lugares de moda, atractivos para los jóvenes.

¿Pero qué ocurre con las poblaciones antiguas? Casi siempre son expulsadas de estos lugares y si no, el tejido social tradicional donde estaban insertos se destruye. Es exactamente lo que temen los judíos de Williamsburg.

* Profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales, Universidad Anáhuac
México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios