Volver a empezar

COMPARTIR 
Félix Cortés Camarillo 27/08/2014 01:43
Volver a empezar

Las relaciones entre el Estado mexicano y sus súbditos suelen tomar la apariencia de las ligas erótico sentimentales de todos nosotros. Contrario a lo que pensaban los traductores de una canción de Cole Porter popularísima en la mitad del siglo pasado, el beguine no tiene nada que ver con el verbo empezar: se trata de un ritmo muy pegajoso de la zona antillana. Beguin the beguine no quiere decir volver a empezar, sino iniciar esa contradanza, un tanto parecida a la rumba. Pero para nosotros los hispanoparlantes la pieza pasó a ser simplemente volver a empezar. En nuestras relaciones con el poder parecemos deseosos de nuevos inicios.

El gobierno de Enrique Peña Nieto embona de alguna manera en esos patrones. Parecería que los dos primeros años han sido periodo de romance y de conquista, de acercamiento y seducción. El mismo Presidente ha reconocido que el actual es el momento de un replanteamiento de mecánicas de comunicación. Volver a empezar: baraja nueva. Basta con ver los mensajes previos al Informe de Gobierno del próximo martes: Peña Nieto no sólo se quitó la corbata y se desabotonó el cuello de la camisa, sentándose en el escritorio. También se privó del tono hueco y engolado de los discursos casi cotidianos con los que nos abruma. Parece un ser humano que reconoce lo que todos sabemos: que en este país hay hambre e injusticia y miles de cosas que resolver.

En ese sentido, de la etapa de los romances, enamoramientos y cesiones, el Ejecutivo federal ha pasado a la seria etapa del matrimonio. Con una intensidad creciente, el poder presidencial centralizado y omnipresente se va despojando del trato de guante blanco. ¿Quién es el que manda aquí? Vamos por la recia. La Gendarmería, esa especie de policía china que nadie ha podido definir con certeza en sus jurisdicciones, funciones y alcances, está teniendo su debut en el territorio minado de Tamaulipas, cuya acumulación de sucesivos gobiernos ineficientes y su peculiar geografía han condenado al estado y sus habitantes a oleadas de dolorosa actividad delictiva de la mafia mexicana e internacional.

Simultáneamente, las filtraciones informativas apuntan  a decisiones políticas centralizadas, manejadas directa y personalmente por el presidente Peña. Por eso los chismes apuntan a las próximas sustituciones de un par de figuras del gabinete de gobierno federal, y a los cambios estilísticos y de fondo de programas de asistencia social y de apoyo ante las injusticias. Por las mismas razones, la hasta ahora actitud de conciliación frágil, respetuosa en exceso de la política estadunidense hacia nuestros nacionales comenzó a tomar rasgos más firmes en la desusada respuesta del canciller Meade Kuribreña a las tonterías del gobernador Perry así como la actitud del Presidente mexicano en el estado de California.

El primer tercio de la carrera presidencial de Peña Nieto ha concluido. Vamos a ver nuevos modos, sin duda alguna. El romance del pacto es cosa de la historia: por ahí viene la iniciativa del PRI para someter a consulta popular la eliminación de sustancial número de diputados y senadores plurinominales.

El Presidente ya tiene lo que se propuso desde su toma de posesión: ha logrado la aprobación de reformas supuestamente radicales cediendo un poquito aquí y un poquito allá. Ahora viene por las albricias. Y en el cobro, nadie piensa que sea de mano leve.

Vamos a empezar a bailar el beguine. A escoger pareja.

Comparte esta entrada

Comentarios