Click, click, click

COMPARTIR 
Félix Cortés Camarillo 20/02/2014 01:42
Click, click, click

… mandó hacer seis postales tres de frente y tres perfil, y pensó en dedicatorias pa’Fidel, el albañil.

                Chava Flores, El retrato de Manuela.

 

Recorriendo con la vista los estantes de mi casa y mi oficina, me hechiza y me asombra nuestra capacidad para reducir a una fotografía personajes y momentos importantes de nuestra vida, y tengo que recordar por igual la tremenda modificación que a nuestra vida social, moralidad y seguridad han introducido las fotos de nuestra intimidad en el mercado del Facebook, esa peligrosa feria de vanidades.

Pero fuera de esa preocupación por la sobreexposición de cuerpos y miserias humanas, la verdad es que al final de la vida nos quedamos solamente con esos retazos de la memoria que nos recuerdan infames que el tiempo no pasa: se queda.

La reunión cimera de ayer en Toluca ha sido la más breve de la historia de este continente. Los habitantes de la ciudad de Toluca pueden agregar a sus gratos souvenir las mejoras físicas que no habían visto en años, al grado de que una jocosa postulación de Barack Obama para presidente municipal de Toluca brotó de inmediato: nunca Toluca había sido objeto de tantas mejoras serias en su aspecto, infraestructura, limpieza y seguridad. Si no puede ser alcalde toluqueño, al menos que visite la ciudad más seguido, dicen los vecinos. Pero sería más justo que sus visitas se desperdigaran por todos los municipios del país a cuyos ciudadanos solamente se les ha dado promesas.

Dentro de unos 20 años las autoridades estadunidenses liberarán el embargo a la información contenida en las minutas de los encuentros de Enrique Peña Nieto con el presidente Obama y el primer ministro Stephen Harper. Sólo entonces sabremos qué respondió el Presidente de México en la charla bilateral a las inquietudes de Estados Unidos sobre la amenaza lanzada por la izquierda mexicana de revertir la Reforma Energética mediante un plebiscito el año próximo. Tampoco sabremos cuál fue la respuesta del señor Harper al requerimiento mexicano de eliminar las visas para los mexicanos o qué forma tendrá el programa de viajero probado (algo que en la frontera norte nuestra se llama SENTRI), que facilitaría el tránsito ida y vuelta —no la permanencia— de los ciudadanos de cada país para visitar a los otros dos.

Escribir todo esto es solamente jugar a las adivinanzas, cosa a la que nos obliga el mecanismo de estas reuniones que solamente sirven para tomarse la foto, como Manuela la de la canción de Chava Flores. Pero si de jugar a las adivinanzas se trata, el presidente Obama explicó el por qué se privaba de comer el chorizo verde de Toluca porque, como dijo, éste era un viaje de negocios. Negocios breves, de respuestas ágiles. Obama no podía cenar chorizo y pernoctar en Toluca porque la capacidad hotelera de la ciudad es de dos mil cuartos decentes. Más o menos la cantidad de personas que acompaña al Presidente de Estados Unidos en sus viajes al extranjero entre personal de avanzada, servicios, comunicación, transporte, logística… y seguridad. Sobre todo cuando el Departamento de Estado recomienda a los ciudadanos de Estados Unidos que tengan mucho cuidado cuando viajan a ciertos estados de la República Mexicana.

Entre los que se encuentra el Estado de México.

Quedémonos con la foto; del resto nos iremos enterando gradual y penosamente, durante los años por venir. El TPP, acuerdo transpacífico que tanto interesa a Estados Unidos, será impulsado por México. El inamovible TLC seguirá en su sitio y los trámites migratorios para los mexicanos seguirán sin cambio. Me recuerdo el título que The Economist, ahora que tanto hablamos de revistas, le puso esta semana a Barack Obama: deporter-in-chief. Obama ha deportado a dos millones de extranjeros durante su ejercicio. Más que cualquier otro Presidente de Estados Unidos. Eso para los que soñaron con una reforma migratoria este año a consecuencia del encuentro de Toluca.

En la película Casablanca, al despedirse de su amada Ilse, Rick le dice, evocando un recuerdo: “Siempre tendremos París”. De la reunión de Toluca, nosotros siempre tendremos la foto.

Comparte esta entrada

Comentarios