Nuevo sistema penal: justicia para las víctimas

COMPARTIR 
Federico Ponce Rojas 07/06/2014 03:05
Nuevo sistema penal:  justicia para las víctimas

Hombre de larga trayectoria política y legislativa, Jesús Murillo Karam  enfrenta hoy su mayor reto: legar a los mexicanos un nuevo sistema penal basado en un vigorizado Estado de derecho, el cual no sólo debe aplicar la ley, sino procurar verdadera justicia con apego al debido proceso y respeto a los derechos humanos, donde se privilegia a la víctima y no al delito.

México contará con un aparato de justicia acorde a las necesidades del siglo XXI, por lo que pasará de un sistema penal inquisitivo y escrito a un modelo de justicia penal acusatorio adversarial (juicios orales), lo que representa el mayor reto que tendremos como país desde hace más de un siglo. Con una inversión superior a los 30 mil millones de pesos, la nación contará con un esquema de justicia más ágil y de mayor respeto a las garantías de los ciudadanos.

El procurador General de la República tiene como misión acabar con el monopolio de la acción penal en manos del Ministerio Público, y para ello tendrá que romper inercias, fomentar una nueva mentalidad dispuesta al cambio y preparar a los servidores públicos para aceptar y respetar los cambios legales  y administrativos que conllevan estas reformas antes de que concluya 2016, fecha perentoria para transformar la vida  de las instituciones y de los agentes del derecho.

Más aún, el político y jurista hidalguense tendrá como mérito hacer realidad  que, en el nuevo sistema penal, lo importante sea la víctima y no el delito; también alcanzará el éxito si logra que sean más recurrentes las medidas alternativas de prisión y revertir la práctica de que el encarcelamiento del criminal  debe ser el único consuelo de la víctima, porque a ésta realmente lo que le interesa es la reparación del daño.

Con actitud firme, reflexiva y contundente, Murillo Karam dijo ante sus pares en Yucatán que “...estamos dando pasos firmes hacia un México donde la justicia no sea sinónimo de violencia, donde la procuración de justicia no sea sinónimo de impunidad o incapacidad, donde la denuncia ciudadana no produzca víctimas que en el desamparo de la autoridad no pueden encontrar lo que exigen y merecen”.

El procurador Murillo Karam recordó que, al inicio de la administración del presidente Peña Nieto, encontraron un gran reto: un México agraviado e inmerso en una grave inseguridad y violencia; un país de rezagos, víctimas, olvidados  e  injusticias.

Para atacar este complejo problema, el gobierno federal decidió emprender una lucha de pasos firmes, pero con sobriedad y sin caer en los vaivenes publicitarios del pasado.

Por eso la importancia de la implementación del nuevo sistema penal, porque con ello se podrá responder a los reclamos de justicia de los mexicanos, ya que no se puede combatir al crimen con un Código Penal casi decimonónico,  que todavía contempla delitos como el abigeato y desconoce las expresiones deleznables del crimen organizado.

Murillo Karam es un hombre de palabra que no ofrece falsas esperanzas, y su honestidad le hizo precisar que la decisión del primer mandatario es avanzar sin desconocer o negar los problemas de justicia, pero sí reconoció que ha comenzado un cambio profundo para revertir una realidad que no puede continuar. En la nueva realidad jurídica, el protagonista más relevante será la víctima, pero también el policía investigador, agente fundamental para aportar pruebas y dar elementos científicos para armar las carpetas de investigación, que sepultarán a las temidas averiguaciones previas, instrumento que otorgaba el monopolio de la acción penal al Ministerio Público y hacía más farragoso el proceso penal.

Seguramente, Jesús Murillo Karam será el último procurador General de la República, ya que en esta histórica reforma también se tendrá que avanzar, así lo expresó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en la extinción de la PGR para transformarla en una Fiscalía General con plena autonomía  jurídica y política que dé certeza de su imparcialidad. Seguramente ahí también estará el jurista hidalguense, ya que aunque se pretende que el nuevo fiscal sea designado por el Legislativo, los representantes populares no se podrán dar el lujo de desperdiciar la valía y experiencia de Murillo Karam.

Mientras tanto, el hidalguense avanza en la cristalización del nuevo sistema penal.

Apostilla: Felicitaciones al presidente Peña Nieto y al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, por las muestras de  civilidad política que expresan en cada evento de coordinación entre los dos niveles de gobierno. No hay diferencia ideológica, el objetivo es común: el bienestar de los mexicanos.

                *Exsubprocurador General de la República y vicepresidente         de la Academia Mexicana de Derecho Internacional

                fpr_enlinea@hotmail.com

                Twitter: @fpr_enlinea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red