En la globalidad, sin carreteras no hay desarrollo

COMPARTIR 
Federico Ponce Rojas 26/04/2014 00:56
En la globalidad, sin carreteras  no hay desarrollo

El presidente Enrique Peña Nieto pasará a la historia no sólo como el estadista que logró las grandes reformas estructurales, sino como el hombre que, con visión de futuro, creó la infraestructura moderna de comunicaciones y transportes en nuestro país. Desde el año pasado, el jefe del Ejecutivo federal estableció un programa para dotar a México de una verdadera red de comunicaciones que posibilite el despegue de la nación como una potencia mundial y que nos aleje de las economías emergentes para entrar al selecto grupo del club de las naciones industrializadas.

El motor de ese plan nacional es la infraestructura carretera, ferroviaria y portuaria. Cabe recordar que el año pasado, se invirtieron 45 mil millones de pesos en nueva infraestructura, lo que permitió la construcción de 263 kilómetros de autopistas, 420 kilómetros de carreteras federales y casi dos mil kilómetros de caminos alimentadores; de las 64 nuevas carreteras, destaca la apertura de la Mazatlán-Durango, importante corredor económico del norte.

En cuanto a las comunicaciones, en 2013 se conectaron digitalmente, por internet, 18 mil sitios públicos, con una inversión de 680 millones de pesos, que es el doble de lo que se había hecho en toda la historia de la nuevas tecnologías de la información. Es también importante destacar que, por primera vez en la historia, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no tuvo subejercicio presupuestal.

Pero el primer mandatario no está solo en este megaproyecto, cuenta con el apoyo de uno de los mejores especialistas en la materia, gran administrador público, Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes. Hombre de confianza del presidente Peña Nieto, de enorme experiencia, de la cual ya dio muestra en el Estado de México, cuando ocupó similar cargo y transformó la entidad mexiquense, dotándola de nueva infraestructura carretera y la consolidación del moderno aeropuerto de Toluca, el cual hoy cuenta con una gran capacidad para recibir vuelos internacionales.

El también abogado y político mexicano demuestra ahora, a nivel federal, sus conocimientos en comunicaciones y tecnología, para hacer de México una nación  que exporte con  alta competitividad, rapidez y economía de mercado, y en cuanto a la producción y consumo interno, contará ya con un sistema de distribución ágil y barato.

Ruiz Esparza ejercerá este año un presupuesto de 118 mil millones de pesos, lo que es 37% superior al ejercicio del año pasado. Tan sólo para el rubro de autopistas y carreteras, destinará 65 mil millones de pesos. Bajo las directrices del presidente Peña Nieto, el secretario de Comunicaciones y Transportes tiene la encomienda de materializar proyectos carreteros tan importantes como la modernización de la autopista México-Puebla, la de Atlacomulco-Atizapán, la Tuxpan-Tampico, la ampliación México-Toluca, la autopista Guanajuato-San Miguel de Allende y la Autopista Siglo XXI.

Pero no todo es concreto, también Ruiz Esparza debe hacer realidad el tren rápido México-Querétaro, el tren suburbano México-Toluca, la Línea 3 del tren ligero de Guadalajara y el ferrocarril Encarnación de Díaz-El Castillo.

En cuanto a nuestras costas, este secretario de Estado, de bajo perfil, cristalizará el proyecto de la segunda terminal especial de contenedores en Lázaro Cárdenas, la ampliación del puerto de Veracruz y la modernización de Puerto Vallarta.

Para el resto del sexenio, esta obra colosal de infraestructura contará con un presupuesto de 582 mil millones, de los cuales, 65 mil millones serán para carreteras, lo que permitirá hacer frente a los compromisos del presidente Peña Nieto en proyectos de carácter estratégico.

Ruiz Esparza, con maestría en Administración Pública, será pieza fundamental en las políticas públicas del Presidente de la República en materia de telecomunicaciones, ya que no son pocos los programas del gobierno federal para ampliar las opciones de comunicación con las  que contarán los mexicanos, en materia de medios masivos, y la reglamentación de la cada vez más necesaria comunicación digital y el mundo de la aldea global de la información.

México está destinado a ser uno de los grandes protagonistas de la historia contemporánea, para ello, necesita de una economía sólida y competitiva; no todo es petróleo ni turismo, también necesitamos de una infraestructura en comunicaciones que nos haga contar con un aparato productivo bien comunicado y que las mercancías y pasajeros se muevan con rapidez y a bajo costo. Las grandes transformaciones estructurales empiezan con las carreteras. 

*Catedrático de derecho de la Universidad Anáhuac y vicepresidente de la Academia Mexicana de Derecho Internacional

                fpr_enlinea@hotmail.com

                Twitter: @fpr_enlinea

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red