La banca, palanca de transformación de México

COMPARTIR 
Federico Ponce Rojas 12/04/2014 03:19
La banca, palanca de transformación de México

México muestra un nuevo rostro ante el mundo, la cara de un país con estabilidad económica, la solidez de su sistema financiero, la fortaleza de una banca moderna y competitiva, y un Estado de derecho que da confianza y certeza jurídica al inversionista.

Esa es la imagen que se proyectó al concluir la 77 Convención  Bancaria bajo el lema “La Banca impulsa la transformación de México”, efectuada en el puerto de Acapulco el pasado fin de semana y que clausuró el presidente Enrique  Peña Nieto, donde reconoció el trabajo nacionalista y solidario de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Dos discursos hicieron sinergia. El del primer mandatario de México y el del líder de la ABM, Javier Arrigunaga Gómez del Campo. Ambos personajes, desde su trinchera, describieron con claridad meridiana el futuro promisorio que tiene el país  gracias a las reformas estructurales que se llevan a cabo y que han permitido darle estabilidad económica, financiera y certeza legal a nuestra nación

Respaldado por datos duros, el jefe del Ejecutivo federal dijo que en el  gobierno de la República están convencidos de que la banca impulsa e impulsará la transformación de México, porque esa instancia financiera ha sido un factor de estabilidad para el país y actividad clave para el crecimiento elevado y sostenido que se requiere.

Efectivamente, las instituciones bancarias son un importante agente de transformación para reactivar e impulsar la economía nacional, junto con las autoridades, ya que se ha respetado una política económica basada en la disciplina fiscal, la autonomía monetaria, una completa apertura, la inflación controlada y un sistema financiero capitalizado y en expansión.

El propio presidente de los banqueros hizo un amplio y completo resumen de las aportaciones que hace ese sector a la solidez de nuestras finanzas. Esta actividad tiene recursos comprometidos históricos por 680 mil millones de pesos; el ahorro financiero se ha canalizado a la actividad productiva y desde mediados de 2013, la banca presta más recursos de los que capta del público. México mantiene una fortaleza y crecimiento económico a pesar de la crisis  financiera global de 2008 y de la recesión de nuestra economía  en 2009.

Los datos aportados por Arrigunaga Gómez del Campo son bastos y sólo cabe mencionar que 25% de la cartera comercial se destina al crédito para las pequeñas y medianas empresas, es decir, uno de cada cuatro pesos de crédito a empresas se destina a las Pymes.

No debemos soslayar que la reelección de Javier Arrigunaga para un segundo periodo como presidente de la Asociación de Bancos de México se dio por unanimidad y como un reconocimiento a la labor realizada al frente de la ABM en este último año, particularmente difícil, donde la banca estuvo expuesta a una serie de ajustes a su reglamentación.

Por otra parte, los banqueros reconocen que ninguna industria se ha beneficiado tanto del fortalecimiento del Estado de derecho como la financiera, y por ello está comprometida a promover  el crédito en mejores condiciones, propiciar una mayor inclusión, mejorar la atención a los clientes y usuarios, y actuar con mayor transparencia, más certeza jurídica y más competencia.

Los trabajos de la Convención Bancaria no fueron cuentas alegres, buenos deseos o un club de elogios mutuos. La realidad es irrebatible. Nada es más costoso que una crisis financiera  o un sobreendeudamiento, por ello, la banca actúa con prudencia y responsabilidad, se trata de aprovechar los elevados niveles de solidez, solvencia y capitalización del sistema bancario para reactivar e impulsar la economía nacional.

Mientras que en 2013 la deuda del sector público representó 38.3% del PIB, en América Latina fue de 53.5%; en Brasil, de 68.3%; y en Alemania, de 80.4 por ciento.

Desechemos nuestros tabúes y avancemos en la consolidación  de un proyecto nacional, apoyado en leyes secundarias que permitan un balance entre la expansión crediticia y el fortalecimiento de la regulación prudencial.

Ver el despegue de la economía nacional y convertirnos en una potencia internacional no es una quimera. Aprovechemos que México se distingue  en el mundo por la estabilidad de su economía y por la solidez de sus variables macroeconómicas.

Apostilla: Muy merecido el reconocimiento que hizo el presidente Peña Nieto a  Javier Arrigunaga Gómez del Campo y a los propios  banqueros. En el primer caso, el primer mandatario reconoció en el joven banquero su disposición, talento, interlocución y responsabilidad para contribuir a  impulsar los cambios  y transformaciones en el ámbito financiero. Asimismo, resaltó la labor altruista y solidaria de los directivos, hombres y mujeres que trabajan en la banca en apoyo a la población en caso de desastres naturales. 

                *Catedrático de Derecho de la Universidad Anáhuac y   Vicepresidente de la Academia Mexicana de Derecho Internacional

                fpr_enlinea@hotmail.com

                Twitter: @fpr_enlinea

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red