De lo épico a la tarea solidaria

“En una sociedad democrática, la única vía para enfrentar los retos y superar la crisis es el respeto a la ley y a las instituciones… nadie puede hacer valer su propia voluntad desdeñando el orden jurídico”, aseveró el secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos.

COMPARTIR 
Federico Ponce Rojas 15/02/2014 02:12
De lo épico a la tarea solidaria

México tiene una gran tradición militar y ha forjado su desarrollo nacional a través de épicas batallas por más de cinco siglos para contar hoy con un gran Ejército de paz, moderno y capacitado que afronta cualquier problema atentatorio del bienestar de la población. Los guerreros águilas se convirtieron en garantes de la responsabilidad social.

Nuestros ancestros, enormes combatientes, se enfrentaron a los españoles, y a pesar de ser derrotados no fueron sometidos. Luego de tres décadas de colonialismo, el Ejército insurgente logró nuestra Independencia.

Correspondió a otro Ejército, el Trigarante, darle forma a nuestro país y sentar las bases constitucionales de un nuevo Estado. Lamentablemente todo un siglo perdimos los mexicanos en consolidarnos como una verdadera nación, ya que vivimos diversas intervenciones extranjeras y una constante guerra intestina llena de cuartelazos y golpes de Estado. El movimiento de 1910 fue la primera revolución social del siglo XX, la cual costó a los mexicanos más de un millón de muertos.

El presidente Venustiano Carranza institucionalizó a las fuerzas armadas al crear la figura del Ejército mexicano en agosto de 1914 con la firma de los Tratados de Teoloyucan, cuando se licencia al Ejército federal de Porfirio Díaz.

A mediados del siglo XX se decretó el 19 de febrero como el Día del Ejército Nacional, para rememorar el cuartelazo del chacal Victoriano Huerta contra el gobierno constitucional del estadista Francisco I Madero. Desde entonces contamos con un Ejército popular cuya misión es mantener la paz social y la tranquilidad pública.

Hoy nuestro Ejército preserva la soberanía nacional y aleja cualquier amenaza de intervención extranjera. Más aún, se ha convertido en una institución eminentemente popular que garantiza el orden constitucional, auxilia a la población civil en casos de desastres naturales y coadyuva en materia de seguridad pública para mantener la paz social y frenar al crimen organizado.

Por ello cobra especial relevancia la aseveración del secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, de que “en una sociedad democrática, la única vía para enfrentar los retos y superar la crisis es el respeto a la ley y a las instituciones… nadie puede hacer valer su propia voluntad desdeñando el orden jurídico”.

El Ejército mexicano es el organismo más institucional con que cuenta el Estado mexicano, sabedor de que es el mejor baluarte con que cuenta el gobierno para preservar la soberanía nacional, evitar las agresiones del exterior y mantener la paz social y la tranquilidad pública, pero sobre todo, auxiliar a la población civil en cualquier desgracia. Ahora que México se consolida como democracia y potencia económica, el Ejército resalta como una fuerza de paz y de origen eminentemente popular.

Este carácter le confiere el compromiso de ser del pueblo y para el pueblo. Por ello, sus elementos se capacitan más y mejor en todos los campos del conocimiento, poniéndose al servicio de la ciudadanía a través de la medicina, la ingeniería, la sanidad y la seguridad pública; con ello el Ejército se reafirma como garante de la vida democrática del país.

Apostilla:

Se cumplieron 101 años de la demostración más sublime de probidad que ha dado el Ejército a su Presidente: la marcha de la lealtad de los cadetes del H. Colegio Militar al presidente Madero. A más de un siglo, el general Salvador Cienfuegos ratifica su fidelidad al mandatario Enrique Peña Nieto. Felicidades.

                * Ex subprocurador general de la República,
                catedrático de la Universidad Anáhuac, México Norte y del IEB de la Universidad Complutense de Madrid.

                fpr_enlinea@hotmail.com

                Twitter: @fpr_enlinea

Comparte esta entrada

Comentarios