La Línea 12 y el “Año de Hidalgo” (III)

COMPARTIR 
Federico Döring 30/03/2014 00:01
La Línea 12 y el “Año de Hidalgo” (III)

La Comisión Especial de Investigación de la L12 del Metro recibió y escuchó a los ingenieros Enrique Horcasitas, exdirector del Proyecto Metro; Joel Ortega, director del Metro, y Francisco Bojórquez, exdirector del STCM. Hay, en las versiones, una sola coincidencia: ninguno reconoce tener alguna responsabilidad en el grotesco capítulo de corrupción que tiene fuera de operación a 11 de las 20 estaciones de la llamada Línea Dorada, afectando a decenas de miles de usuarios .

Todos hablan de las fallas técnicas, de la inexplicable incompatibilidad de los trenes con las vías y de los miles de defectos y deficiencias de la obra, de los llamados vicios ocultos. Todos han dejado constancia, de una u otra manera, de que el único vicio que no ocultaron en el “Año de Hidalgo” del gobierno perredista es la corrupción.

El turno será ahora para el consorcio ICA, Carso y Alstom, del que nadie espera sea capaz de decir nada diferente a lo que establecieron en un desplegado publicado en días pasados.

Por ello, antes de seguir, palada a palada, sepultando la verdad sobre la faraónica obra del “Año de Hidalgo” de Marcelo Ebrard, es preciso que el presidente de la citada Comisión de la Asamblea Legislativa del DF presente ante la Comisión de Gobierno, si en verdad existe la convicción, una propuesta orientada a realizar un peritaje externo al que ya hizo el Sistema de Transporte Colectivo Metro sobre los daños, a fin de no ir más a ciegas en la investigación y poder contar con más elementos que permitan fincar responsabilidades.

Acción Nacional llevará esta propuesta al seno de la Comisión de Gobierno para exponerla ante sus integrantes, porque si el fin único de la Comisión Especial Investigadora de la Línea 12 del Metro es salir en radio, televisión y la prensa, nunca nadie pisara la cárcel por los delitos que puedan resultar, desviar recursos públicos, participar en contratos amañados o prestarse a las prebendas y la corrupción en general.

Una nueva pericial técnica independiente al estudio del Metro nos puede arrojar la certeza de la dimensión del daño y, sobre todo, de la responsabilidad, tanto de la mala construcción o de la posible falta de mantenimiento. Me parece que es una herramienta invaluable, de la cual la Asamblea no debería prescindir y que le podría ayudar también al gobierno a plantear una ruta para la recuperación del servicio lo más pronto posible.

La comisión no puede perder de vista el objetivo fundamental que le dio origen y fundamento: que sus investigaciones deriven en consignaciones, inhabilitados y demás sanciones administrativas.

La posibilidad de que el PRD convierta los objetivos de la comisión en botín y moneda de cambio de un puro ajuste de cuentas entre sus tribus está latente. Por ejemplo, una tribu busca que el quinto compareciente sea el exjefe de Gobierno, lo que ha incomodado a otras.

Nosotros hemos sido muy claros en la postura, para el PAN es irrelevante la presencia de Ebrard en la comisión, pues irá con la sola intención de llamar la atención, tener reflectores y enunciar el rosario de mentiras, como las que ha pronunciado una y otra vez en torno a la Línea 12 del Metro.

El autoproclamado mejor alcalde del mundo ha mentido y seguirá mintiendo en torno a lo que en su momento presumió como la mayor obra en la ciudad durante los últimos 30 años y que está convertida en un elefante amarillo que no presta servicio.

La comisión está obligada a reportar avances a la brevedad, después de escuchar a los representantes del consorcio, no queda ningún otro actor directamente involucrado que escuchar, lo que sigue es actuar; 24 mil millones de pesos por el fiasco de obra y haber puesto en riesgo la vida de los usuarios durante tantos meses son razones suficientes para que no quede en la impunidad.

Comparte esta entrada

Comentarios