La Línea 12 y el 'Año de Hidalgo'

La construcción de la L12 del Metro es un escándalo de corrupción; hay culpables y debe haber consignados e inhabilitados

COMPARTIR 
Federico Döring 16/03/2014 00:02
La Línea 12 y el 'Año de Hidalgo'

El escándalo de la Línea 12 es una consecuencia natural de hacer una obra tan importante y tan costosa en lo que conocemos como el “Año de Hidalgo”. La mala supervisión del gobierno anterior y la desatención administrativa han costado siete mil 500 millones de pesos más de los presupuestado.

Lo dijimos en su momento, la obra que se presumió por la anterior administración como la más grande de los últimos 30 años, sólo nos recordaba a una versión moderna del profesor Carlos Hank González, encarnada en la figura del anterior jefe de Gobierno.

La historia es sencilla, al nombrar al ingeniero Horcasitas como encargado del gobierno, se puede decir que puso a la Iglesia en manos de Lutero, Horcasitas es extrabajador de ICA, la empresa que construyó la mayor parte de la Línea 12. Lejos de representar el interés público, fue un facilitador de lo que todo indica fue un muy sucio “negocio”. ¿Por qué no puso el exjefe de Gobierno a su secretario de Obras o al director del Sistema de Transporte Colectivo Metro?

Faltó que el exjefe de Gobierno se hiciera responsable de la obra; se ha dicho que el problema radica en que los trenes no embonaban en la vías, ¿podía saberlo? No. El gobierno no estaba supervisando la obra sino la propia empresa. Pero el tema técnico sólo detona el verdadero problema.

La Línea 12 del Metro es un escándalo de corrupción; hay culpables y debe haber consignados e inhabilitados.

Desde el primer momento, el PAN advirtió que debe integrarse una comisión legislativa en ALDF para llegar hasta el fondo del asunto, con una integración plural y con la presidencia de un partido de oposición o rotativa, como ocurrió en la cuarta Legislatura con la comisión para el caso del New’s Divine, en junio de 2008.

Sin embargo, el PRD, cómplice de la corrupción, busca convertir a la comisión en tapadera de los hechos de corrupción y convertir a la comisión investigadora en un instrumento a modo que sólo revise las fallas técnicas que provocaron la suspensión de la línea.

Tiene que haber responsables, consignados e inhabilitados, ya sean públicos o privados, no te puedes gastar 24 mil millones de pesos en algo que no funciona y que nadie dé la cara, que nadie responda ante la justicia y que la empresa no sea inhabilitada, sancionada. El PRD insulta la inteligencia y la dignidad de cualquier capitalino.

El jefe de Gobierno tomó una decisión de subir la tarifa del Metro de tres a cinco pesos y en vez de que se traduzca hoy en día en mejorar el servicio, se va a terminar pagando los platos rotos de una obra mal hecha por el gobierno anterior. Es una pésima noticia para todos en esta ciudad.

Del tamaño que sea lo que se robaron y de lo que haya que corregir técnicamente, es un hecho que vamos a terminar haciendo lo que los mexicanos llamamos meterle dinero bueno al malo, costará muchísimo dinero echarla a andar de nuevo. Mientras eso ocurre, en su inmoralidad, los diputados perredistas fraguan lo que se anticipa como una burla histórica a los ciudadanos para institucionalizar con su complicidad el “Año de Hidalgo”.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red