2014 en marcha

La manifestación del Frente Popular Francisco Villa es el primer dígito en el contador de mítines este año en el DF y, por supuesto, en el pacienciómetro de los chilangos.

COMPARTIR 
Federico Döring 05/01/2014 00:00
2014 en marcha

Desde el primer minuto del año, la realidad nos sacude y nos recuerda que el ritmo de la Ciudad de México no tiene pausa. Apenas en el tercer día de 2014 se registró la primera marcha que puso en jaque durante varias horas el tránsito de la capital.

En 2013, de acuerdo con la muy creativa clasificación de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, entre mítines, marchas, caravanas, plantones, concentraciones, bloqueos viales, toma de instalaciones, asambleas informativas y lo que se encasille en “otros”, los capitalinos sufrimos el secuestro de nuestras vialidades en cerca de ocho mil ocasiones, que equivalen a alrededor de 22 diarias.

La marcha del Frente Popular Francisco Villa Independiente es el primer dígito en el contador 2014 de marchas del DF y, por supuesto, en el pacienciómetro de los chilangos. Es la continuidad de uno de los más graves problemas de la ciudad y que el PRD intencionalmente mantiene como parte de su clientela electoral; sin importar los daños que causen ni el extremo al que puedan llegar, cobija lo mismo las turbamultas vandálicas que un plantón simulado en su número  en el Monumento a la Revolución.

Preocupa que el PRD siga pensando que avivar las marchas y plantones en el Distrito Federal es el camino para obtener el Fondo de Capitalidad que para este año alcanzó los tres mil millones de pesos y que prefirieron negociar con el gobierno federal y evitar que el fondo se convirtiera en ley en la Cámara de Diputados. No menos preocupante es que los formatos de los manifestaciones parecen estar evolucionando y que el Gobierno del Distrito Federal siga pensando que sus remedios de saliva son suficientes.

El Frente Popular Francisco Villa Independiente bloqueó y marchó por una vialidad importante poniendo a la vanguardia niños. ¿Cuál puede ser el objetivo de tal acción? El primero fue evitar que los granaderos impidieran el arranque y avance de su contingente. El segundo, llamar la atención de la prensa e intentar conmover a la opinión pública.

Los niños levantaban carteles con mensajes a los Reyes Magos pidiendo salud, educación y vivienda.

Asumiendo que no les explicaron a sus hijos las verdaderas intenciones ni los intereses detrás de la marcha, la lección en calle, sin duda, debe haber resultado muy formativa para los pequeños; bloquear y atropellar los derechos de terceros como el mecanismo para reclamar prebendas o expresar demandas.

En la imágenes de los anarquistas que vandalizaron las manifestaciones se registró la de una pareja de jóvenes embozados que llevaban a su pequeño hijo, que no pasaba de los tres años de edad, entre la turbamulta, las bombas molotov y los gases lacrimógenos. No sería una exageración pensar que los niños manifestantes se convertirán en los bloqueadores del futuro.

La iniciativa del PAN para legislar las marchas y regular el uso del espacio público está lista para ser votada en el Congreso en un próximo periodo legislativo. Desde luego, tendrá la reiterada oposición del PRD; habrá que esperar a ver de qué lado está el PRI.

Las marchas sólo es uno de los temas que reclama de la capacidad política en un año al que se suman los temas prioritarios, como la Reforma Política, la ley de movilidad y acciones contundentes contra el crimen organizado.

Los contadores de 2014 han comenzado a marcar los récords; hay que esperar que lo mejor de este año no vayan a ser solamente nueve toneladas de rosca gigante en el Zócalo.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red