Luz y sombra

El reto es hacer de la política una herramienta de uso común para lograr acuerdos, entre los que no compartimos creencias e ideologías y aun con los que sí

COMPARTIR 
Federico Döring 22/12/2013 00:59
Luz y sombra

La política es un instrumento que no tiene fines propios, sino que sirve a los fines últimos que los hombres se proponen. Así define Bobbio a la política, al referirse a ella como un instrumento necesario para la realización de cualquier forma de convivencia civil.

El reto es hacer de la política una herramienta de uso común para lograr acuerdos, entre los que no compartimos creencias e ideolgías y aun con los que sí. Así  la política se convierte en el único puente posible  para acercar posiciones, tomar decisiones y lograr consensos en beneficio de la población.

El GPPAN en la ALDF se encontró en este camino del quehacer político en la reelección hasta por siete años más en el cargo del doctor David Manuel Vega en la Contaduría Mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el órgano encargado de fiscalizar al gobierno del Distrito Federal.

El doctor Vega logró la autonomía técnica, de gestión y garantía de suficiencia presupuestal de la Contaduría Mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal; en los últimos seis años  incrementó el número de auditorías pasando de 84 a 153; gracias a él la contaduría del DF es la única entidad de Fiscalización Superior del país con patrimonio propio; ha logrado múltiples convenios de colaboración con universidades y colegios. Pero no sólo son los méritos  lo que le valió el respaldo de Acción Nacional. Se trata también de la ética y  austeridad con la que se conduce este funcionario. Quien busque en su administración no encontrará los lujos como sí los hubo en la  CDHDF, de choferes, chefs y comedores ostentosos, mucho menos una caba de vinos caros.

Me refiero con claridad al ex ombudsman capitalino, Luis González Placencia, además de ser recordado  por  utilizar el presupuesto de la comisión en opulentos privilegios y excesos personales, estará en la sombra de la memoria política por su intentona de reelección en la CDHDF.

Con gran torpeza asumió que bastaría con someterse a la mayoría amarilla en la ALDF, alejado de la defensa de los derechos humanos de los capitalinos  en lugar de hacer política optó por denostar a los partidos de oposición, lo único que logró fue poner en ruta de crisis institucional a la propia Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y, por supuesto, que el GPPAN se opusiera con contundencia a su elección para un nuevo periodo.

Dos reelecciones, luz y sombra del uso de la política como instrumento necesario para la convivencia.

En Acción Nacional actuamos con convicción y congruencia en ambos momentos, no nos mueve en las decisiones el interés ciego ni obscuro sino que nuestra ciudad cuente con las mejores mujeres y los mejores hombres en el servicio público. Así será siempre que dependa del PAN.

Comparte esta entrada

Comentarios