Infraestructura para exportar

El gobierno plantea metas ambiciosas, pero desafortunadamente sus acciones tangibles no avalan del todo su optimismo.

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 19/06/2014 01:03
Infraestructura para exportar

No hace mucho Reforma reportó que “México acelera para convertirse en 2015 en el primer país vendedor de automóviles a Estados Unidos. Para ello el inicio de operaciones de las nuevas armadoras en el país será determinante. Según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) en 2013 los vehículos nacionales se quedaron con 10.6 por ciento del total del mercado estadunidense, que sumó 15.5 millones de autos (incluida la producción local)”. Pero ¿Dispone México de la infraestructura indispensable para mantener esta expansión de las exportaciones y diversificarlas a otros sectores?

Un estudio publicado recientemente por el Banco Mundial informa que en América Latina se gasta menos de 2% del PIB (Producto Interno Bruto) en infraestructura. Esta cifra es notoriamente menor a la invertida entre los años 1980 y 1985 (3.7% del PIB). De acuerdo con el Banco Mundial para lograr un crecimiento adecuado en infraestructura (tal como lo hicieron Corea y China) se debería invertir de 4% a 6% del PIB. En esta investigación se destaca que un incremento en la calidad de la infraestructura puede ocasionar que el crecimiento del ingreso per cápita anual suba de 1.4 a 1.8% del PIB. También, gracias a estas mejoras, se podría reducir la desigualdad entre la población. El desarrollo de una infraestructura de caminos, por ejemplo, significa un mejor acceso a los mercados para los pequeños agricultores y las comunidades rurales. Un marco institucional, regulatorio y legal más sólido, contratos transparentes y estructuras financieras innovadoras harán que los proyectos sean menos riesgosos y que el rendimiento de la inversión sea mejor. Estas son algunas de las recomendaciones del Banco Mundial para que el sector privado vuelva a invertir en infraestructura. Los puertos marítimos destinados al embarque y desembarque de grandes volúmenes de carga son otra parte importante de la infraestructura de México. El aumento del transporte de mercancías por vía marítima, y la ventajosa posición geográfica de México al tener más de 11 mil kilómetros de costa en los litorales del Pacífico y Atlántico brindan a los puertos mexicanos la oportunidad de explotar el tráfico marítimo en la zona y aprovechar su vecindad con Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar de contar con más de 20 grandes puertos de altura que movilizan grandes volúmenes de productos, y no obstante los significativos avances recientes, en México nos falta aún cumplir plenamente con estándares internacionales de seguridad y estar provistos con mejores equipos de alta tecnología para la revisión de mercancías.

El Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación estimó que la producción de su sector registrará un crecimiento anual de hasta 5% en 2014, impulsado por una mejoría en la economía de Estados Unidos. Pero el desarrollo del comercio internacional tiene un obstáculo insalvable: la falta de infraestructura. La poca inversión que hubo, tanto en el sector estatal como en el privado durante los últimos años, ha llevado a que este tema se convierta en un obstáculo para el desarrollo y la integración. De acuerdo con un reporte de la Cepal sólo 3% (cifra que corresponde a las vías terrestres concesionadas en la década pasada) son de reciente construcción, ya que, en general, las rutas de la región tienen varios años de existencia. “La mayoría de la red consiste en caminos, puesto que los ferrocarriles se dedican principalmente a unir las zonas de producción minera o agrícola con los puertos oceánicos, o fluviales, en algunos casos. El transporte de carga general por ferrocarril se limita principalmente al centro y norte de México, centro y norte de América del Sur y a algunos sectores del Mercosur”. El gobierno plantea metas ambiciosas, pero desafortunadamente sus acciones tangibles no avalan del todo su optimismo.

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios