Las llaves de la prosperidad

Para rescatar a México del estancamiento, urgen innovaciones globalmente exitosas, audacia y espacios para innovar en una sociedad abierta.

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 05/06/2014 02:09
Las llaves de la prosperidad

Parece oportuno hacer un repaso de cuáles son las llaves que pueden abrirle a México la ruta hacia la prosperidad. En primer término, recordemos que no habrá crecimiento ni nuevo progreso sin reajustes de fondo. Hay avances importantes. Pero no bastan porque la compleja ruptura global en que nos encontramos es mucho más que la incipiente recuperación de una “crisis financiera” y otra “recesión”. Es el principio del fin del modelo de producción industrial “Fordista”. La civilización industrial agoniza, mientras la reconstrucción económica y política del planeta muestra ya los rasgos distintivos de un nuevo orden mundial. Entre ellos la aceleración de la destrucción creativa. Esta expresión, eje del pensamiento del gran economista Joseph Schumpeter, sintetiza la dinámica fundamental del crecimiento económico: el progreso tecnológico. Sirvan dos sencillos ejemplos: 1) al generalizarse el uso de las computadoras, se vuelven obsoletas las máquinas de escribir; 2) para construir el veloz tren eléctrico, hay que desmontar el de vapor.

Esta gran transformación es a la vez para México la oportunidad para incorporar intensivamente a la economía real las nuevas fuentes de productividad, tales como energías sustentables; tecnologías informáticas y redes globales de información cada vez más predominantemente semánticas e inalámbricas; nuevos materiales y nanotecnología; medicina genómica y técnicas de prolongación de la vida humana. Las naciones que con más prontitud se pongan a la vanguardia de estas transformaciones, adelantándose en la construcción de las instituciones, infraestructuras y capacidades sociales que demandan, podrán dar un gran salto adelante. ¿Podrá México convertirse en una de esas naciones exitosas? Para rescatar a México del estancamiento, urgen innovaciones globalmente exitosas, audacia y espacios para innovar en una sociedad abierta.

Ahora es urgente crear regulaciones e incentivos para que surjan nuevas formas de canalizar financiamiento a los emergentes y pujantes sectores de la nueva economía. En consecuencia es urgente crear condiciones adecuadas para que los emprendedores mexicanos participen en el crecimiento, aplicando una política eficaz de reducción de los requerimientos financieros del sector público. Para que el alto crecimiento se generalice y se vuelva incluyente, es indispensable que el crédito y el financiamiento en todas sus modalidades fluyan con agilidad hacia las actividades productivas, sobre todo hacia las empresas medianas y pequeñas y hacia las más innovadoras, que en general son, coincidentemente, las que más ocupación generan por unidad de inversión.

Para que esto suceda es indispensable reducir, hasta su mínimo irreductible, los requerimientos financieros del sector público, a fin de que la emisión de bonos de deuda pública sea limitada y deje de absorber parte del ahorro confiado por el público al sector financiero. Sólo de esta manera volverán el crédito y el financiamiento a estar disponibles para las inversiones productivas de las empresas mexicanas.

Además, alcanzar y mantener una economía de plena ocupación es fundamental para hacer un aprovechamiento social óptimo del acervo nacional de capital humano y para dar al crecimiento un carácter incluyente. Quienes quedan excluidos de la ocupación, quedan también excluidos de participar  de  manera directa en las retribuciones  que el crecimiento aporta a quienes contribuyen a producirlo. En consecuencia, esta estrategia no sólo debe plantearse como meta central eliminar definitivamente la desocupación masiva, sino volverse autosustentable, generando ya un amplio y diverso mercado interno y creando capacidades de innovación suficientes para posicionar a empresas e industrias mexicanas como líderes globales en su esfera de actividad. Estas son, en apretada síntesis, las llaves de la prosperidad duradera de México.

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red