La prudencia de Videgaray

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 10/04/2014 01:56
La prudencia de Videgaray

Videgaray no se inmutó, reporta Carlos Puig en Milenio, y cita al secretario de Hacienda, a quien entrevistó en el contexto de la Convención Nacional Bancaria en Acapulco: “Las reformas no se hicieron para generar un crecimiento económico inmediato; lo que se busca es generar un crecimiento más acelerado en los próximos años... Si queremos que México cambie, tenemos que estar dispuestos a hacer cambios que no sean para lo inmediato... Si seguimos solamente pensando en lo inmediato, México no va a cambiar. Si partimos de la convicción de que tenemos que hacer cambios profundos en México, no podemos guiar esos cambios a partir de las encuestas o de consideraciones políticas de corto plazo. Hacer transformaciones siempre va a generar incertidumbres y siempre vamos a tener resistencias de algunos de los involucrados. Pero eso no puede ser lo que guíe la actividad del gobierno y el impulso reformador”.

Reconforta escuchar estas palabras de boca del responsable de las finanzas nacionales, pues, como acertadamente escribe Ángel Verdugo: “La ilusión del crecimiento rápido y fácil es el canto de las sirenas que hoy seduce a quienes ignoran la historia. En lo que se refiere al crecimiento económico y cómo lograrlo, mucho es lo que tenemos por aprender de países cuyas experiencias en el tema son exitosas. Sin embargo, en lo que tiene que ver con el daño que causa el crédito por decreto y ver el gasto público como la fuente del crecimiento sostenido de la economía, somos nosotros los que podemos dar lecciones al mundo”.

Es cosa de no desesperarse y mantener el rumbo. En su reporte Proyecciones Económicas Mundiales, presentado este martes, el Fondo Monetario Internacional señala que “La recuperación global es aún frágil a pesar de la mejora en los prospectos”. Pero también indica que el crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo pasará de 4.9% este año a 5.3%, y que el crecimiento en Estados Unidos, apoyado aún en las políticas de estímulo fiscal registrará un crecimiento sostenido de 2.8% este año y 3% en 2015.

Esto es importante porque ofrece perspectivas sobriamente alentadoras para las economías emergentes, entre las que se encuentra México, y porque le da razón a la prudencia del doctor Videgaray, pues tratar de crecer a base de gasto y crédito por decreto y a contrapelo de la economía mundial puede tener consecuencias catastróficas como duramente lo aprendimos ya en los 70 y 80 del siglo XX.

Es bien sabido que el crecimiento económico de México se ha mantenido muy por debajo de su potencial. Y que esto ha sido factor decisivo en la acumulación de rezagos sociales y subocupación que contribuyen a la inseguridad y la violencia. Pero es posible elevar la tasa de crecimiento del PIB mexicano, mediante un incremento sustancial en la inversión extranjera directa (IED) que incorpore innovación, a través de la importación de maquinaria y equipo para plantas industriales avanzadas que se establezcan en México y se orienten a la exportación de bienes manufacturados y/o servicios de alto valor agregado. Un incremento anual de 30% en la importación de maquinaria y equipo, que equivale a 900 millones de dólares (.9 mmd) adicionales por año, permitiría incrementar el crecimiento del PIB en 1.14 por ciento.

Así, pues, si se consigue incrementar la IED que implique importación de maquinaria y equipo nuevos e innovadores en dos mil 700 md (2.7 mmd) al año, para llegar a casi 6 mil millones de dólares (seis mmd) al año, se puede incrementar el crecimiento en alrededor de 3.3 por ciento. El efecto de estas inversiones demora alrededor de 18 meses para reflejarse cabalmente en el crecimiento del PIB. Por eso no resulta aventurado esperar que antes de que termine 2014 México estará creciendo a tasas anuales cercanas a 5% anual. Más temprano que tarde, la realidad le dará la razón a la prudencia de Videgaray.

                faustoalzatiaraiza
                @gmail.com

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red