La democratización de la industria

El profesor Benjamín Núñez hace una prognosis que implica un mundo en el que la tecnología de impresión 3D está masificada...

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 20/03/2014 02:04
La democratización de la industria

El jueves anterior escribí que “según informa la BBC, está ya en sus inicios una revolución más grande que la de internet. La impresión 3D es un grupo de tecnologías de fabricación por lo general más rápidas, más baratas y más fáciles de usar que otras tecnologías de fabricación.”  No repetiré aquí una descripción de este conjunto de tecnologías y sus detalles, para lo cual remito al amable lector a la Metamorfosis del jueves anterior, intitulada “Hágalo usted mismo; el fin de la industria”.

Hoy mi reflexión gira en torno a las importantes consecuencias que la generalización y el eventual predominio de dichas tecnologías pudieran tener para la organización económica y social de las sociedades industriales o en rápido proceso de industrialización tardía. De manera particular en el caso de México, en aspectos tales como la acumulación y el crecimiento, la concentración o dispersión de la riqueza, la inclusión o exclusión de la población en las ocupaciones más productivas y mejor remuneradas, la persistencia de un sistema nacional de innovación miniatura y casi irrelevante y la prevalencia de la inversión extranjera directa que importa maquinaria y equipos nuevos, como casi la única vía para incorporar innovaciones globalmente relevantes a nuestro aparato productivo, etcétera.

Para iniciar la reflexión transcribo otro párrafo de la Metamorfosis del jueves pasado, tomado de la BBC: “Los prototipos para el dispositivo se hicieron en un taller comunitario de Menlo, California, pionero del movimiento hágalo usted mismo. Los miembros pagan 125 dólares al mes para acceder a herramientas, maquinaria y programas de computador que valen más de un millón de dólares e incluyen máquinas de control numérico computarizadas, cortadoras láser, impresoras 3D, así como clases para aprender cómo usar toda la tecnología. El taller, llamado TechShop tiene seis centros en EU, cada uno con alrededor de mil afiliados”. Estas impresionantes innovaciones que han germinado en el movimiento “hágalo usted mismo” están imponiéndose sobre productos de las más grandes compañías del mundo. Es la democratización de la revolución industrial.

Para México, según reporta Forbes, “el panorama que plantea esta nueva tecnología para la economía es de disrupción. De acuerdo con el profesor Benjamín Núñez, catedrático de la Universidad Anáhuac, las impresoras “modificarán a la economía en su conjunto, no sólo a los mercados, sino que va a modificar los procesos de producción, distribución, circulación y consumo de cierto tipo de bienes. Núñez hace una prognosis que implica un mundo en el que la tecnología de impresión 3D está masificada y todo hogar cuenta con un equipo y su uso en la industria es algo corriente. Esto tendrá un fuerte impacto en la industria del transporte, ya que se reduciría drásticamente el número de bienes a ser distribuidos, se van a eliminar los puntos de intermediación en el comercio, no sólo nacional, sino entre las naciones”.

Los efectos de esta tecnología en los patrones de concentración de la población en centros urbanos congestionados, costosos e insalubres pueden dar paso a la dispersión de la población en localidades de escala más humana y con dramáticamente menos severos efectos contaminantes y destructores del ambiente y la diversidad biológica. Para ello es urgente e indispensable diseñar y guiar desde el gobierno de la República una estrategia de desarrollo en la que las políticas de industrialización se enlacen estrechamente con la ampliación de las telecomunicaciones y  la cobertura territorial de internet. Y éstas a su vez con un radical despliegue de las modalidades de educación virtual, a distancia y por competencias. Así podemos dar un salto adelante y poner a México global a la vanguardia de la democratización de la industria y del movimiento “hágalo usted mismo” que va en camino de alcanzar escala planetaria.

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red