Defender la fortaleza de México

El perfil económico de México está atrayendo inversión extranjera gracias a sus reformas para impulsar el crecimiento económico.

COMPARTIR 
Fausto Alzati Araiza 30/01/2014 02:11
Defender la fortaleza de México

La fortaleza económica de México importa más que los niveles de violencia. Ernesto Díez, directivo de fondos de inversión de Scotiabank, descartó que la parte de la inseguridad registrada en algunos estados del país genere nerviosismo y salida de inversionistas extranjeros. “El inversionista foráneo más bien se está fijando en la aprobación de las reformas estructurales, principalmente la energética, las cuales esperan que generen expectativas positivas en el mediano plazo”, dijo Ernesto Díez. “La crisis de 1994 nos dio muchas enseñanzas, quizá nos adelantamos a lo que pasó en 2008 a nivel internacional; el sistema financiero estuvo y sigue viendo muy fuerte, con niveles de capitalización muy importantes, eso apoya al mercado de fondos de inversión”. Destacó que el crecimiento de la economía interna, derivada de la expectativa del mayor dinamismo de la actividad económica de Estados Unidos, ayudará a que los fondos de inversión tengan un buen crecimiento en este año.

Esa fortaleza es ya ampliamente reconocida en los círculos financieros globales. Prueba de ello es que el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, ha sido reconocido con el premio como el Secretario de Finanzas del Año en el continente americano, otorgado por la prestigiada revista The Banker. El perfil económico de México está atrayendo inversión extranjera gracias a sus reformas para impulsar el crecimiento económico. México todavía es una economía emergente, pero tiene los mejores fundamentos. Apoyado en esta fortaleza, Videgaray ha diseñado y aplicado una política macroeconómica que sienta ya los fundamentos para lograr el máximo crecimiento en la medida en que la gradual pero creciente recuperación de la crisis global se avizora en el horizonte de los próximos años. El gran reto ahora es poner en marcha una política industrial que nos permita seguir atrayendo grandes inversiones de contenido innovador y conectarnos sin demora con los sectores y las regiones que emergerán como líderes de la siguiente etapa de crecimiento global.

El secretario de Hacienda está poniendo en práctica una política hacendaria orientada a detonar y sostener una alta tasa de crecimiento y a que ésta sea lo más incluyente que resulte posible en vista de la difícil coyuntura económica global a la que México se enfrenta. Además, lejos de ser un tecnócrata sin sensibilidad política y social, el secretario Videgaray está mostrando los resultados del aprendizaje que obtuvo de su experiencia como legislador y de su intensa labor como dirigente partidista en el Estado de México, primero, y como coordinador de la campaña electoral del hoy Presidente de la República, después. Esto se percibe claramente en su cuidadoso manejo de las decisiones que afectan a los principales “macroprecios” de la economía, a fin de irlos aproximando a un equilibrio coherente con una economía de plena ocupación. El desempleo masivo no será ya la variable de ajuste de la economía mexicana.

Pero la reconocida fortaleza de México está en riesgo de verse pronto sometida a una dura prueba. Irán está tomando un nuevo protagonismo en el mercado de los hidrocarburos, lo que hace prever un descenso en el precio del petróleo. Anteayer la mezcla mexicana volvió a caer y ya se ubica en 89.70 dólares por barril. Hace un mes estaba en 94.37 dólares. Ante tales riesgos, defender la fortaleza de México exige reducir la dependencia de los ingresos del fisco federal con respecto a los ingresos por exportación de hidrocarburos. Escenarios del mercado petrolero que van de tres años a una década y media, de fuentes tan diversas como la AIE de Estados Unidos, BP, Harvard, CERA, etcétera, apuntan a precios que van desde los 30 hasta los 200 dólares por barril. La Hacienda estructuralmente sólida que la fortaleza de México requiere no puede ser rehén de semejantes rangos de incertidumbre.

                Twitter: @alzati_phd

Comparte esta entrada

Comentarios