Yo también cuento

COMPARTIR 
Eugenia Callejas 23/04/2014 01:42
Yo también cuento

Leo y escucho diariamente a quien afirma que “el ciudadano, el pueblo, los hombres o las mujeres quieren x”. ¿En realidad creerán que saben qué queremos los demás?

Haciendo una reflexión seria como ciudadana, concluyo que, de mis gobernantes y mis representantes, aunque no necesariamente otros tendrán mis mismas expectativas e intereses, quiero:

1. Información veraz y oportuna.- Nada de consultas ciudadanas, no poseo el conocimiento ni tiempo para opinar informada y responsablemente de todos los temas; por eso tengo representantes, haya o no votado por ellos, cuyo trabajo es estudiar, opinar, buscar mi bienestar e informarme. Yo también cuento.

2. Resultados.- Más allá de la forma, siempre importante, que su labor logre resultados medibles, saber qué puedo esperar y en cuánto tiempo poder constatarlo. Yo también cuento.

3. Transparencia.- Basta de creer que se hacen la cosas “por el bien común o por la mayoría” sin poder comprobarlo.  Esté o no de acuerdo, tengo el derecho de saber qué, por qué y cómo se hizo, cuánto costó, la razón de la opción elegida y cuáles otras se desecharon. Yo también cuento.

4. Compromiso.- Si me ofrecen algo, lo que sea, quiero poder verificar qué se hace, se logra y funciona sin pretextos. Yo también cuento.

5. Responsabilidad.- A cumplir. Nada de que si no pueden, renuncien; piénsenlo antes, si no pueden ni se postulen, no se obliguen a lo que no pueden. Yo también cuento.

6. Coherencia.- Que las acciones estén encaminadas a lograr el objetivo: si quiero que más paguen impuestos, debo facilitarlo; si quiero que no haya evasión fiscal, no puedo solapar la economía informal; si quiero cobrar, debo hacerlo sencillo y accesible. Yo también cuento.

7. Respeto.- A todo derecho corresponde una obligación, así, quien más respeta, más derecho tiene. Si no hago marchas, bloqueos, plantones, pintas, vandalizo o incumplo la ley, merezco ser tomada en cuenta. Cada quien se expresa de forma distinta, pero el usar una vía civilizada no me hace menos, en mi opinión (reconozco no es la de todos), me hace más. Yo también cuento.

8. Trato de mayor de edad.- ¿Me exiges como ciudadano? No quiero un papá gobierno que me ignore porque “él sí sabe y yo no”. Hay decisiones ejecutivas que deben tomarse, pero las razones y los motivos deben darse a conocer. Yo también cuento.

9. Opinar.- Mi opinión, aun siendo minoría, existe y merece respeto; eso no implica que la pueda imponer, pero debe ser escuchada e incluso, en su caso, desechada. Tengo derecho a expresar un “te lo dije”. Yo también cuento.

A cambio de lo que quiero, también me comprometo y ofrezco a mis gobernantes y representantes:

a) Respetar.- Muy probablemente no voté por ti, eso no implica que te desconozca, si no fui mayoría, si sé perder. Eres mi gobernante o mi representante y, como tal, te respeto y te exijo. No tengo el monopolio de la razón, puedo reconocer los logros y no dedicarme a denostar y golpear por berrinche.

b) Cumplir.- Puedo no estar de acuerdo, pero la ley se respeta y se cumple. Como ciudadana, es mi deber, esté o no esté de acuerdo, así es. Si no me gusta, tengo en mi mano los medios para cambiarla, si la mayoría me apoya.

c) Exigir.- Puedo ser minoría, pero lo que ofreciste y a lo que te comprometiste no sólo aplica a quienes votaron por ti. Yo también cuento y puedo exigir resultados.

¿Qué quieren los demás? ¿Cuántos opinan como yo? Eso no lo sé, pero te agradeceré considerar mi opinión, porque soy una, pero como los demás: Yo también cuento.

                *Abogada

                ecallejasg@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios