La primera lección de economía es la escasez

COMPARTIR 
Ernesto Cervera Gómez 23/02/2014 02:21
La primera lección de economía es la escasez

Eso es lo que aprendí como principio básico de la economía con los profesores Beristain, Bassols, Sierra y Galindo durante mis primeros años en la carrera: no hay oferta suficiente para satisfacer a toda la demanda de un bien o servicio, pero siempre hay un precio que pueda equilibrar la oferta y la demanda en un mercado. Bajo condiciones de “competencia adecuada”, se produce un orden económico que maximiza el bienestar de los participantes en el mercado. La famosa mano invisible de Adam Smith.

Sin embargo, esas condiciones de “competencia adecuada” no se dan cuando existen fallas de mercado que impiden que el bienestar social para todos sea el resultado final. Esto ha generado un debate entre quienes favorecen una mayor intervención gubernamental para eliminar las fallas de mercado y quienes sostienen que, tarde que temprano, el mercado mismo las resolverá.

México no ha estado ajeno a esas fallas de mercado y al debate concomitante de política económica, pasando por el intervencionismo estatal exacerbado de los 70 y 80 hasta los procesos de desregulación y apertura comercial de los 90. Hoy se abre un nuevo frente de discusión en nuestro país sobre la intervención gubernamental y la política económica: la iniciativa de ley de Competencia Económica enviada por el Ejecutivo a la Cámara de Diputados que sustituiría a la ley promulgada en 1992 y sus subsecuentes reformas.

La iniciativa tiene bondades indiscutibles como el separar a la autoridad investigadora de la autoridad que resuelve, establecer un catálogo de conductas anticompetitivas y promover mayor eficiencia y agilidad procesal. Sin embargo, la iniciativa ha levantado ámpula en el sector privado nacional en dos frentes. El primero vinculado con el posible daño a la autonomía con la cual cuenta actualmente  la Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) ante la propuesta de que realice investigaciones “sugeridas” por el Ejecutivo, sin evidencia empírica alguna. Este problema se subsanaría con modificaciones a la iniciativa que aclaren bajo que circunstancias deberá actuar la CFCE ante una solicitud del Ejecutivo.

La segunda es más preocupante y está vinculada con el artículo 9 que aborda la facultad del Ejecutivo para establecer precios máximos de productos “necesarios para la economía nacional o el consumo popular”. El artículo establece que la Secretaría (de Economía) podrá fijar precios máximos a productos (si la CFCE determina que no existen condiciones de competencia efectiva en el mercado relevante que se trate), con base en criterios que eviten la insuficiencia en el “abasto”.

La preocupación del sector privado es válida por la falta de especificidad con la que se determinaría si un producto es “necesario” para la economía nacional o el consumo popular ¿quién determina qué es más necesario? ¿La alimentación, la vivienda, la salud, el vestido, el transporte? En lo establecido por esta iniciativa la determinación de esto se derivaría, claramente, de un juicio de valor del Ejecutivo en turno o de los integrantes de la CFCE en funciones, quienes podrían determinar que uno o mil productos son susceptibles a esta regulación ¿con base en qué criterios?

Todavía más preocupante es el hecho de que se faculte a la secretaría para establecer precios máximos a productos “seleccionados” con base en criterios subjetivos. El sólo hecho de establecer precios máximos genera escasez. Sólo hay que asomarnos tantito a las experiencias recientes de Venezuela, Cuba o Argentina para verificar que los consumidores no se “benefician” por el mero establecimiento de un precio máximo. Esos topes a los precios indujeron escasez de los productos y el resultado final, lejísimos de beneficiar al público, generó consumidores insatisfechos recurriendo a mercados negros para satisfacer su demanda a precios mucho más elevados.

Parafraseando a Thomas Sowell, la escasez es la primera lección de la economía; negar que la escasez existe es la primera lección de la política.

                *Director General GEA
                Grupo de Economistas y Asociados S.C.

                ecg@gea.structura.com.mx

                Twitter: @ernestocerv

Comparte esta entrada

Comentarios