El consumidor manda

COMPARTIR 
Ernesto Cervera Gómez 09/02/2014 01:33
El consumidor manda

Como una premonición, cada vez que se acercaban tiempos económicos difíciles, mis padres disminuían sensiblemente el gasto familiar. Los hermanos no necesitábamos ninguna otra señal para saber que algo ominoso venía en el camino y restringíamos de manera proporcional nuestro propio gasto (por limitado que fuera). Las trágicas experiencias económicas del siglo pasado (1954, 72, 81, 87 y 95) le han dado cualidades precautorias a las familias del país (incluida la mía), a las que pocas veces les damos la importancia que revisten.

En ese contexto, el susto que nos dieron los consumidores de México al registrar en enero de 2014 la peor caída mensual del índice de confianza del consumidor desde enero de 2002, no debe minimizarse. La confianza global de las familias disminuyó 6.3% sólo en enero, pero su juicio sobre sus propias posibilidades de comprar bienes duraderos (casas, automóviles y electrodomésticos) en los siguientes 12 meses se contrajo 14.9%. Desafortunadamente, este último indicador se comporta, consistentemente, como un predecesor de las ventas al menudeo de ese tipo de bienes en el país.

El pesimismo generalizado de los consumidores de nuestro país no es gratuito. Dos elementos cruciales en el comportamiento del gasto familiar se han manifestado de manera negativa al inicio del año. Por una parte, el precio de los bienes agroalimentarios del país aumentó 2.35% en enero. El gasto en alimentos representa 40% del gasto familiar total, por lo que difícilmente se puede encontrar un factor que afecte más el ingreso disponible de los consumidores. Las crisis de precios de bienes agroalimentarios de 2008 y el primer semestre de 2013 son un claro ejemplo de dicha afectación. Por otra parte, la Reforma Fiscal instrumentada desde el inicio del año ha incidido negativamente en las expectativas de los consumidores, en especial de los integrantes del decil de ingreso más elevado del país.

Frente a esto, los principales analistas del país han empezado a moderar sus expectativas de crecimiento para 2014 hasta 3.3%, cifra sustancialmente menor a la esperada por el gobierno federal de 3.9%. De manera evidente, esto se deriva de que el consumo privado tiene el mayor peso relativo en el PIB de todos los componentes de la demanda agregada (más de 60%), lo que afectará el crecimiento económico global, al menos en el primer semestre del año. El consumidor manda.

Así, el impulso que puedan aportar el gasto del gobierno (en especial el de inversión) y las exportaciones, se vuelve crucial para que el crecimiento del país alcance un nivel superior a 3%. En principio, dada la evolución de la economía de EU, observada en 2013 y esperada para 2014, la dinámica de las exportaciones parece asegurada. Al mismo tiempo, dada la Reforma Fiscal aprobada por el Congreso de la Unión, el gobierno federal dispondrá en 2014 de una cantidad adicional importante de recursos, cercana a 1% del PIB. Su impacto será, sin duda, notable.

La duda de fondo se centra en el pesimismo que envuelve al consumo privado y al aletargamiento que se ha observado en la inversión privada. Resulta irónico que, una vez que se instrumentaron seis reformas estructurales trascendentales para el país y que el interés de los inversionistas extranjeros sea inmejorable, el sector privado nacional no vea la misma historia.

La incertidumbre todavía parece dominar el panorama del consumo y la inversión privada nacional para 2014. Los dos componentes están a la espera. La inversión a la espera de mayor certidumbre vinculada tanto al impacto que tendrá la Reforma Fiscal sobre sus utilidades, como a la aprobación de las reformas secundarias. Por su parte, el consumo también espera claridad respecto al impacto de la Reforma Fiscal. Lo veremos en febrero cuando se realicen los primeros pagos de impuestos con las nuevas reglas.

A final de cuentas el verdadero optimismo de los consumidores se desencadena con un verdadero repunte del empleo y con menores precios de bienes agroalimentarios. El consumo manda.

                Director General GEA
                Grupo de Economistas y Asociados S.C.

                ecg@gea.structura.com.mx

                Twitter: @ernestocerv

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red