El mito de la “Ley Peña-Televisa”

El mito de la ley, invención electoral de la izquierda.

COMPARTIR 
Enrique Villarreal Ramos 11/07/2014 01:47
El mito de la “Ley Peña-Televisa”

Después de que el Congreso aprobó las leyes telecom, AMLO aseguró que con ello “se logró imponer una vez más Televisa, porque fue la empresa que puso a Enrique Peña Nieto en Los Pinos”, así que quienes pensaron que con las nuevas leyes se acabarían los monopolios “sólo se fueron con la finta”. Advirtió que de llegar a la Presidencia, “derogará la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, así como su reglamentación”.

Se construye un mito sobre otro mito, una mentira sobre otra mentira, y se repite mil veces para intentarla pasar como verdad y hacerla creíble, pero cada nuevo intento resulta más grotesco que el anterior. No obstante que la reforma constitucional en telecomunicaciones fue producto de un amplio consenso entre los partidos y que las leyes telecom se discutieron intensamente para buscar los mayores acuerdos posibles, la izquierda inventó el mito de que es una “Ley Peña-Televisa”. Argumenta que ésta, al establecer la preponderancia por sector y no por servicios, beneficia a Televisa, dado que supuestamente el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ya no la podría declarar preponderante en la televisión restringida (donde controla 60% del mercado), mientras que a América Móvil (Slim), la declaró preponderante en el sector telecomunicaciones, puesto que controla 80% del mercado.

Sin embargo, quienes defienden a Slim omiten que por años Cofetel intentó declarar la preponderancia por servicios, pero las empresas como América Móvil (AMX) lograron eludirlos; que el IFT declaró preponderante a Televisa en el sector de radiodifusión, y que el nuevo marco legal le da facultades para declarar si una empresa tiene “poder sustancial del mercado” (como Televisa), y declararla “operador dominante”. Además, omiten que ahora las leyes telecom permitirán que Slim participe en la televisión abierta.

La discusión entre preponderancia por sector o servicio fue una cortina de humo que crearon senadores como Corral y Carpinteyro, para alargar la aprobación de las leyes telecom y para que Slim pudiera ganar tiempo en retardar su aplicación. Incluso, intentaron victimizarlo con “millonarias pérdidas que tendrá”, ya que ahora deberá compartir su infraestructura con sus competidores (tampoco se dice que Televisa también lo deberá hacer). La victimización de Slim omite que gracias a su carácter monopólico se convirtió en el hombre más rico del mundo y que su inversión en infraestructura está más que cubierta con las ganancias extraordinarias obtenidas.

Tampoco se reconoce que detrás de la defensa de Slim, hecha por la izquierda, hay oscuros negocios (como lo mostró la grabación que exhibió a Carpinteyro) o dudosos financiamientos electorales (como los que no reportó Morena al INE). Por ello, las bancadas legislativas perredistas votaron en contra de las leyes de telecom (por orden directa de Zambrano), aunque no solamente por una razón económica. Para Los Chuchos es indispensable aparecer como una oposición intransigente a Peña, tanto para legitimarse al interior de su partido como para no ser rebasado en radicalismo por Morena: el mito puede ser una bandera electoral útil, simplemente para mostrar que “no se han vendido a Peña”…

La verdad es otra: las leyes telecom fortalecen al IFT para el combate de los monopolios (por lo pronto, AMX venderá activos para dejar de ser preponderante) en beneficio de los consumidores (eliminación de la larga distancia nacional y el roaming, nuevos canales de TV, etcétera), aunque le pese a Slim y al PRD.

Entretelones

Los nuevos partidos no son más que membretes renovados, creados por políticos reciclados y corruptos que viven de engañar a la gente, a costa de ella misma.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red