Maduro, ya podrido

Los chavistas mexicanos están preocupados, porque pueden perder un aliado y eventual patrocinador.

COMPARTIR 
Enrique Villarreal Ramos 21/02/2014 02:17
Maduro, ya podrido

En el contexto de masivas y enconadas protestas por todo el país, ferozmente reprimidas por la dictadura totalitaria de Nicolás Maduro, éste advirtió: “que lo sepa el mundo, estamos decididos a todo, y frente a un golpe fascista, nosotros profundizaríamos y radicalizaríamos esta revolución hasta más allá de los límites que se han conocido hoy, por el camino del socialismo”. Al referirse al dirigente del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, a quien responsabiliza de las protestas: “cobardito, porque ni siquiera llega a cobarde, que es lo que son los fascistas…”. El ministro del interior, Miguel Rodríguez, acusó a grupo de infiltrados entrenados en México de realizar “actos conspirativos” para desatar el caos y la violencia. En abono de ello, el gobierno de Cristina Kirchner respaldó a Maduro y denunció un intento de desestabilizador, y Cuba condenó hoy los “intentos en desarrollo de un golpe de Estado”, y expresó su “pleno apoyo” al presidente Maduro.

Pero resulta que el verdadero golpista es Nicolás Maduro, quien llegó al poder violando los procedimientos constitucionales, y luego mediante un gran fraude electoral. Ha sido el principal desestabilizador, ya que su modelo económico ha provocado inflación de 56%, escasez de alimentos y la carestía (importa 70% de lo que consume), devaluación del bolívar, fuga de inversionistas, interrupción constante de los servicios públicos, suspensión de programas sociales y gran inseguridad ciudadana. Es el responsable del caos y la violencia por la represión, la tortura, la persecución, las desapariciones, el asesinato de civiles, la polarización, la tensión y el enfrentamiento políticos y sociales. Incluso, Gustavo Tovar, a quien acusa el gobierno venezolano de promover las protestas desde México, denunció los vínculos de aquel con el narcotráfico, el crimen organizado y el terrorismo…

No obstante lo anterior, para los chavistas mexicanos —entre quienes se encuentran Morena, petitas, bejaranos, la CNTE, el SME, anarquistas, diversos intelectuales y periodistas— y de otras partes, el atractivo de Maduro, la República Bolivariana y el “socialismo del siglo XXI”, estriba en su carácter personalista, beligerante, demagógico y populista, y en su retórica nacionalista, latinoamericanista y antiimperialista. Comparten su gusto por la guerra de clases y la victimización (son objeto de fantasmagóricos complots y conspiraciones), y la obsesión por “refundar o regenerar el país” con “nuevas constituciones y repúblicas”, y con mesías salvadores de la nación, de América Latina, etcétra, aspirantes a dictadores perpetuos. Por ello, han callado ante las atrocidades de Maduro (u otras como la de Corea del Norte) y temen que la crisis termine con la caída de Maduro y del chavismo, y con un “modelo alternativo al neoliberalismo” para sus seguidores.

La crisis venezolana ya generó tensión regional, y ya afecta a sus aliados y patrocinados latinoamericanos. La caída del chavismo provocará cambios en la geopolítica y geoeconomía latinoamericana. Se debilitará el bloque político-económico izquierdista-autoritario, que se plantea como alternativo a la OEA, la Alianza para el Pacífico y el TLCAN. Sea depuesto o no en la actual coyuntura, más temprano que tarde Maduro caerá, arrastrando a los chavistas de todas las latitudes. La condena y presión internacionales deberán coadyuvar en una salida pronta y pacífica.

Entretelones

La Reforma Energética potenciará el TLCAN y la integración de Norteamérica como bloque en las negociaciones del Acuerdo Transpacífico.

Comparte esta entrada

Comentarios