Sepultureros del PRD

Aparte de AMLO, Bejarano y Ebrard serán los sepultureros del PRD.

COMPARTIR 
Enrique Villarreal Ramos 07/02/2014 01:02
Sepultureros del PRD

Al convocar a una “insurgencia civil pacífica” para pugnar por una consulta ciudadana contra la Reforma Energética, el innombrable René Bejarano, dijo que “vamos a hacer un llamado a la unidad de las izquierdas… Creemos que dos cosas perjudicaron a la izquierda y al país en la coyuntura reciente; la firma del Pacto por México, que la izquierda democrática nacional siempre combatió y creemos que la mayoría del PRD nunca estuvo de acuerdo, y la división de la izquierda que se propició a raíz de que López Obrador decidió convertir Morena en un partido político, las dos cosas ayudaron al PRI y al PAN”.

Por su parte, Marcelo Ebrard en una carta dirigida a la Comisión Política Nacional del PRD expresó la necesidad de un “espacio de encuentro progresista con Morena, Movimiento Ciudadano y el PT, así como con las diversas expresiones sociales de izquierda” y recordó su advertencia de participar en el Pacto por México, dado que “los saldos de las reformas al 27 y 28 constitucionales fueron los más graves, pero no son los únicos”.

El primer sepulturero del PRD, como hace años lo catalogó Belaunzarán, ha sido López Obrador. Ahora, como su prioridad es Morena y el refrendo de su registro en 2015, AMLO se convertirá en el principal rival del PRD, PT, MC y, por ende, de la unidad de la izquierda, ya que requiere de cuadros, militancia y clientela de dichas organizaciones. Incluso, buscará que Morena sea el partido hegemónico de la izquierda, aunque el voto se pulverice (probablemente también obtenga el registro otra agrupación que se dice de izquierda, el partido humanista).

Sin embargo, el peor enemigo para el PRD serán sus “caballos de Troya”, los bejaranos y marcelistas. En realidad “la insurgencia” a la que convoca Bejarano es contra Los Chuchos para que sea Cuauhtémoc Cárdenas el dirigente nacional, y así quitarles a aquellos el control del sol azteca. En ello coincide Ebrard, cuya llamado a la “unidad” más bien tiene un destinatario interno: Cárdenas sería el único que garantizaría que no hubiera desbandada de perredistas. En realidad, Ebrard ya prepara su salida: busca aparecer como una “víctima” del autoritarismo de la dirigencia actual. Por ello, ya negoció su candidatura como diputado de Movimiento Ciudadano o del PT… Claro, bejaranos y marcelistas acusarán de la desbandada a Los Chuchos, de “traicionar y vender a la izquierda”, de fracturar al PRD, y en última instancia de su inminente debacle electoral.

El enfrentamiento con estas tribus ha empujado a Nueva Izquierda (NI), la tribu de Los Chuchos, al fundamentalismo y al radicalismo, alejándolo del centro ideológico, formado en parte por los votantes independientes, muy disputados por los partidos por su peso electoral. Si el PRD pierde parte de este mercado, entonces sólo le quedará pelearse con la izquierda radical, el mismo segmento, cada vez más acotado, pero también más beligerante.

Además, la batalla por el DF agudizará aún más el enfrentamiento entre la izquierda. Los antagonistas de NI, morenos, bejaranistas y marcelistas tienen como enemigo común a Miguel Ángel Mancera, quien pretende tener su propia tribu (aliada con NI) como plataforma para su candidatura presidencial, a costa de la tribu de Bejarano, quien evidentemente defenderá a ultranza sus posiciones.

Así, por el DF se anticipa una “guerra tribal a muerte”, que puede por terminar de sepultar a la izquierda, ya que imperarán el caudillismo y el faccionalismo, al extremo de ¿apostarle al fracaso de Mancera? La izquierda contra sí misma.

Entretelones

Profundizar el TLCAN será el objetivo de la próxima reunión cumbre entre los primeros mandatarios de Norteamérica.

Comparte esta entrada

Comentarios