Año histórico

Hechos y conmemoraciones que hicieron de 2013 un año histórico.

COMPARTIR 
Enrique Villarreal Ramos 27/12/2013 01:02
Año histórico

De la infinidad de conmemoraciones que hubo en 2013, aquí interesa recordar sólo tres, por su significado para la política actual de México: 1) Se cumplió el centenario (22 de febrero) del asesinato del presidente Francisco I. Madero, y de la incipiente democracia, cuyo crimen fue causado por golpistas y radicales que previamente habían optado por la vía armada; 2) se cumplieron 80 años (4 de marzo) de la toma de posesión de Franklin D. Roosevelt, cuyo New Deal demostró que es posible transformar el Estado a través de una revolución legislativa e institucional y, 3), se cumplieron 20 años (22 de noviembre) de que el Senado de México aprobó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y con ello nuestro país se integró a uno de los bloques comerciales más importantes del mundo, y se incorporaba activamente a la globalización.

Rememorar este tipo de acontecimientos adquiere sentido, si aprendemos de ellos su lección fundamental: valorar la democracia y conjurar el radicalismo, cambiar institucional y pacíficamente, y aprovechar las oportunidades del entorno.

El año que termina atestiguó sucesos de enorme trascendencia en el mundo. La renuncia de Benedicto XVI (primer pontífice que lo hace en 700 años) y la llegada del papa Francisco I anuncia cambios que permitirán a la Iglesia superar su crisis y la proyectarán con una visión acorde con los cambios del nuevo milenio. La conversión de la Primavera Árabe en una pesadilla, con la guerra civil en Siria, cada vez más violenta, y que no parece tener fin. La muerte de Hugo Chávez, si bien no significó el final del chavismo, dejó sin liderazgo a la “revolución bolivariana”, entrampada en una grave crisis económica y cada vez más debilitada en su influencia latinoamericana. El escándalo mundial por las revelaciones de espionaje de EU hechas por Edward Snowden. La crisis norcoreana, lejos de poner en riesgo al mundo, sólo desnudó la bancarrota del totalitarismo socialista. La destrucción en Filipinas por el tifón Haiyan reveló el imperativo de neutralizar el trastorno climático. China dio una probadita de su poder con su arribo a la Luna. La muerte de Nelson Mandela une al mundo en la lucha contra el racismo, la discriminación, la desigualdad y la esclavitud.

En nuestro país, el gobierno de Enrique Peña Nieto y los principales partidos firmaron el Pacto por México, 95 acuerdos relativos a la sociedad de derechos, al crecimiento económico, el empleo y la competitividad, la seguridad y la justicia, la transparencia, la rendición de cuentas y la lucha contra la corrupción, y la gobernabilidad democrática, incluyendo blindajes electorales. El Pacto se cumplió y rompió tres lustros de parálisis político-legislativa. Elba Esther Gordillo, icono de la corrupción, está en la cárcel.

La política gubernamental de acuerdos logró llevar a cabo una revolución constitucional, que será también legislativa, económica, política y social, consistente en reformas estructurales de carácter: educativo, telecomunicaciones, financiero, hacendario, transparencia y rendición de cuentas, penal, político y energético. La Reforma Energética, particularmente, constituye un hito histórico, ya que se rompió el tabú del viejo nacionalismo cerrado, comodino, estatista, monopólico, corporativista, anclado en la nostalgia de un mundo ya perdido, y afortunadamente irrecuperable.

En este sentido, en 2013 se sentaron las bases del México del siglo XXI, por ello es un año para la historia. Ya nada será igual.

Entretelones

Ebrard será el “candidato insignia” de Movimiento Ciudadano para 2015.

Comparte esta entrada

Comentarios