Derecho a la alimentación

COMPARTIR 
Enrique Del Val Blanco 22/03/2014 01:33
Derecho a la alimentación

El señor Olivier De Schutter, hace seis años designado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como relator especial sobre el derecho a la alimentación, presentó su informe final denominado “El Potencial Transformador del Derecho a la Alimentación”, en donde da cuenta de la labor desarrollada durante ese periodo.

Visitó 13 países, entre ellos México, y tuvo diversas reuniones con funcionarios de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El derecho a la alimentación lo define el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU como “el derecho de una persona, ya sea sola o en común con otras, a tener acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación suficiente, adecuada y culturalmente aceptable que se produce y consume en forma sostenible, manteniendo el acceso a la alimentación para las generaciones futuras”.

En estos seis años de trabajo, el relator encontró que los sistemas alimentarios que heredamos del siglo XX han fallado y, si bien ha habido progresos considerables en algunas áreas, en poco se ha reducido el número de personas en el mundo que tienen hambre y desnutrición. Para confirmar su aseveración toma los datos de la edición de 2012 del informe de la ONU intitulado en inglés “The State of Food Insecurity in the World”, el cual menciona que a nivel mundial el número de personas que padecen hambre en su forma más extrema ha disminuido de mil millones a 842 en los últimos 20 años, pero el documento advierte que estas cifras no consideran la subnutrición de corto plazo y las desigualdades de alimentos dentro del hogar; además, los cálculos se basan en una cifra de necesidades energéticas que suponen una vida sedentaria sin reconocer que muchas personas pobres realizan actividades que exigen un esfuerzo físico considerable.

Parte importante del documento del relator se centra en las consecuencias en el medio ambiente, ya que la búsqueda del aumento de la producción agrícola ha llevado a una concentración  en los monocultivos en detrimento de la biodiversidad agrícola. Menciona que el uso excesivo de fertilizantes químicos que contaminan el agua dulce, está provocando el incremento del fósforo en los océanos a un nivel de diez millones de toneladas anuales, provocando el crecimiento de algas que absorben el oxígeno necesario para la producción de peces, agregando también que la producción de carne va a ser insostenible.

Según un estudio de la FAO, para alimentar al mundo en  2050 con el actual consumo de carne, la producción debería ser de 470 millones de toneladas, esto es un incremento de 200 millones de toneladas respecto de 2007. Ya hoy una tercera parte de los cereales que se cultivan se convierten en pienso para animales y, de continuar así, en 2050 más de 50% de los cereales se destinarán a la alimentación del ganado, poniendo en serio riesgo a la población pobre que sólo come cereales, además del desastre ambiental que generará.

Otro estudio de varios investigadores, publicado por la Universidad de Minnesota a finales de enero, demuestra que la homogeneización en la alimentación en todo el mundo puede tener graves consecuencias para la seguridad alimentaria, puesto que una alimentación menos variada con preferencia por alimentos densos energéticamente y el consumo de productos procesados se asocia con enfermedades tales como la diabetes, problemas de corazón, etc.

Actualmente, trigo, arroz y maíz son los que dominan la alimentación y para los países ricos se pueden agregar carne, productos lácteos y bebidas con azúcar; todo perfectamente organizado por las grandes empresas alimentarias.

En su conclusión, el relator de las Naciones Unidas indica que es necesario y urgente que los gobiernos intervengan decididamente para garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición adecuada, ya que estos aspectos son un requisito indispensable para la democracia.

Comparte esta entrada

Comentarios