Urge la decisión

Asuntos relacionados con la pobreza, la educación y la corrupción han estado muy publicitados en los medios de comunicación.

COMPARTIR 
Enrique Del Val Blanco 14/12/2013 01:07
Urge la decisión

En este mundo globalizado diariamente aparecen noticias sobre diversos estudios que producen y analizan encuestas o pruebas llevadas a cabo en decenas de países, con efectos comparativos, sobre temas que preocupan tanto a gobiernos como a los ciudadanos y que a veces sirven para saber qué tan bien están los países.

Asuntos relacionados con la pobreza, la educación y la corrupción han estado muy publicitados en los medios de comunicación, debido a que recientemente han aparecido resultados de estudios elaborados por organizaciones internacionales sobre estos temas. En el rubro de la educación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), realiza cada tres años un estudio centrado, más que en los conocimientos curriculares, en las habilidades de los educandos en tres materias fundamentales, ciencias, matemáticas y habilidad lectora. En el reporte de 2012, el cual analizó fundamentalmente la de matemáticas, al comparar el año 2012 con 2003 se observa que nuestro país tuvo una mejoría, pero la misma no fue lo suficientemente grande como para dejar de ser el último lugar de los países miembros de la OCDE. Sin embargo, en virtud de que este examen, denominado PISA por sus siglas en inglés, también se practicó en algunos países no miembros de la citada organización, pudimos conocer que, a pesar de todo, estamos mejor que otros latinoamericanos. Lo que sigue en este tema es desarrollar acciones que nos permitan mejorar la educación, no porque lo diga la OCDE, sino porque es un imperativo nacional.

Otro tema relevante es el que se refiere al combate a la corrupción. Sobre éste han salido dos estudios elaborados por organizaciones no gubernamentales, la primera de ellas, la muy conocida Trasparencia Internacional (TI), que año con año da a conocer su comparación de países en cuanto a la percepción sobre la corrupción y está basada en entrevistas personales. Desde hace varios años los mejores lugares los acaparan los países denominados nórdicos de Europa y los últimos lugares los comparten la mayoría de los países africanos y las repúblicas que se independizaron a raíz de la desaparición de la Unión Soviética.

En los últimos años, México ha presentado pocas variaciones en este índice. En la actualidad tenemos una puntuación de 34 mientras que el primer lugar, que corresponde a Dinamarca, tiene 91 puntos. Estamos ubicados en el lugar 106 y nos superan países del área, como Cuba, Costa Rica, Jamaica, Argentina y Bolivia.

El otro estudio fue publicado por Global Financial Integrity (GFI), y versa sobre el flujo financiero ilícito de países en desarrollo entre los años 2002 y 2011. Para ello se analizaron 144 países en desarrollo o emergentes y según sus resultados, nuestro país ocupa el tercer lugar como exportador de dinero ilícito, tan sólo después de China y Rusia.

De la publicación antes mencionada se desprende que en conjunto, los países considerados perdieron más de 950 mil millones de dólares debido a la corrupción, la evasión fiscal y el crimen organizado. Los datos que reportan para México indican que nuestro país perdió, durante el periodo considerado, más de 45 mil millones de dólares gracias a estos problemas y China 107 mil millones de dólares.

Si bien los estudios de TI y de la GFI pueden tener algunas fallas metodológicas, sobre todo el segundo, queda la percepción clara de que tenemos un problema grave de corrupción, a pesar de las disposiciones legales que existen en contra de ella. Por eso es fundamental que el Congreso defina y legisle sobre la propuesta de creación de un organismo autónomo de combate a la corrupción que sustituya a la actual secretaría, y que pueda entrar en operación lo más pronto posible. Mientras más se tarden en aprobar o modificar la propuesta, mayor espacio se da para que cojee uno de los aspectos más importantes para cambiar a nuestro país, la ética. Es indispensable que la ética se fortalezca desde la escuela, pasando por la iniciativa privada y el gobierno. Urge una decisión.

Comparte esta entrada

Comentarios