Endeble reactivación…

COMPARTIR 
Enrique Aranda 17/08/2014 02:07
Endeble reactivación…

La sorpresiva decisión del gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, de reducir, otra vez, su expectativa de crecimiento económico en 2014, ubicándola ahora en un rango de entre 2% y 2.8% evidenció lo que el discurso oficial tiende a minimizar y lo que la economía de las familias deja cada vez más en claro: que la anunciada recuperación avanza a un ritmo extremadamente lento e insuficiente y, también, que más que ayudar, la nueva política fiscal obstruye el logro de algún beneficio social.

En las últimas semanas y meses, efectivamente, igual analistas del sector privado que instancias públicas “no controladas” han externado su convicción de que, si bien el país transita en el sentido correcto y que al cierre del año la economía reportará un mejor comportamiento que en 2013 —con un crecimiento del PIB en torno a 2% y la creación de poco más de 500 mil empleos formales, según los más—, ello dista mucho de lo que se requiere para hablar de un crecimiento suficiente para atender, de manera debida y oportuna, las crecientes demandas de la población.

Falta de productividad y competitividad de la planta industrial, estancamiento del consumo interno y, también, condiciones externas que lastran el avance están a la vista y conspiran contra un endeble optimismo que, ahora, debe aceptar que si bien es innegable que las recién aprobadas reformas estructurales —la energética y de telecomunicaciones, en particular— detonarán inversiones multimillonarias hoy en suspenso. Los beneficios de las mismas, especialmente a nivel “bolsillo de la gente…” no se verán sino hasta bien entrado 2016.

Por ello, entonces, es que se insiste en que la reforma cuya aplicación por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que lidera el (incuestionable) mexiquense Aristóteles Núñez no está contribuyendo, como se ofreció, a mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía en general, sino que, en contrario, está dificultando la recuperación de la economía de quienes operan en la formalidad y, sin lugar a dudas,  entorpeciendo una eventual incorporación (voluntaria) de muchos a ésta…

Asteriscos

* ¡Vaya despropósito el del coordinador de la bancada senatorial perredista, Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta! Ayer, de visita en Yucatán, aseguró que la caballada de la izquierda, de cara a las presidenciales de 2018, “está más gorda que la de otros partidos… ¡con (el cuestionado y cada vez más impopular no-perredista Miguel Ángel) Mancera y el propio (Marcelo) Ebrard…”, a quien ellos mismos presionan para que deje el sol azteca, a la cabeza. ¿Fue en serio?

* “Son los pobres los que pagan las fiestas de los corruptos…”, aseguró en Seúl el papa Francisco, que, vale decir, no lo hizo pensando en los diputables panistas —Luis Alberrto Villarreal, Jorge Villalobos y media docena más— exhibidos en animado festejo con bailarinas-escorts contratadas, presumiblemente, con recursos públicos, sino en todos aquellos que, desde una posición de poder, sacerdotes incluidos, medran en su beneficio.

Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red