Cría cuervos: #YoSoy...

Lo que queda del otrora influyente movimiento ofreció pruebas, como si hiciera falta, de su mutación en un grupo de corte anarquista...

COMPARTIR 
Enrique Aranda 15/06/2014 01:56
Cría cuervos:  #YoSoy...

Identificado desde un primer momento, aunque por analistas simplones y  políticamente ingenuos... ciertamente, como el mejor ejemplo de organización  juvenil apartidista y de avanzada conocida hasta entonces, el tristemente célebre movimiento #YoSoy132 acabó por validar los peores augurios que sobre su futuro pudieron haberse realizado y por traicionar a quienes más alentaron su nacimiento, apoyaron política y económicamente y toleraron  su actuación.

Cría cuervos, dice el refrán popular, y te sacarán los ojos... En las últimas horas, y de manera más específica este jueves, lo que queda del otrora influyente movimiento ofreció pruebas, como si hiciera falta, de su mutación en un grupo de corte anarquista y porril, ubicado en lo más extremo de las izquierdas, así como de su disposición a cumplir consignas contra quienes ahora identifica como enemigos: el tolerante y no-perredista Miguel Ángel Mancera, en este caso.

Las (supuestamente inducidas) protestas que contra su persona y gestión de gobierno realizaron una veintena de jóvenes, y no tan jóvenes, al interior de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), que ¿dirige? Perla Gómez, deben haber impactado seriamente, como aseguran sus cercanos ocurrió, en el ánimo del jefe de Gobierno capitalino que, en algún momento, y de la mano de la representación de la izquierda en la Asamblea, aceptó se modificara la legislación vigente para impedir que, por ejemplo, se sancionara a activistas que, en el marco de la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto, vandalizaron la capital del país.

Dura lección ésta para quien, empeñado en no confrontarse ni comprometerse con nadie, ha querido hacer de una política de supuesta y poco equitativa tolerancia la alternativa para construir los necesarios acuerdos para gobernar a una ciudad como el Distrito Federal, cuya población, con mucho más frecuencia de lo que se quisiera, es tomada en calidad de rehén de marchas, manifestaciones, plantones y toda suerte de prácticas de presión política... que, sin embargo, ni él ni sus afines al interior del perredismo quieren reglamentar.

Asteriscos

*Ahora sí que, al más puro estilo, las comisiones unidas del Senado, que encabeza el priista David Penchyna, analizaron y discutieron ayer en fast track parte importante del paquete de legislación secundaria de la reforma constitucional en materia energética: la  Ley de la Industria Eléctrica, la Ley de Energía Geotérmica y la Ley de Aguas Nacionales. Todo, ¡en sólo 60 minutos!

* En Guerrero, el perredismo proabortista, apoyado desde las más altas esferas del (des)gobierno de Ángel Aguirre Rivero, y sus legisladores decidieron posponer para un mejor momento —“enviar a la congeladora”, diría alguno— el proyecto de ley que legalizaría la práctica criminal del aborto y, en los hechos, agregaría factibilidad a la intención de dar forma al Corredor (turístico) Arcoiris entre la capital del país y Acapulco, pasando, obvio, por el maltrecho Morelos de Graco Ramírez.

Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios