Romero: el reto mayor...

COMPARTIR 
Enrique Aranda 05/03/2014 01:14
Romero: el reto mayor...

Más allá de la responsabilidad de conducir uno de los más complejos proceso de sucesión interna del que se tenga memoria, y de encauzar la aprobación de la legislación secundaria que dará plenitud a reformas ya aprobadas en materia de telecomunicaciones, político-electoral y energética, así como la preparación de la estructura para enfrentar la primera elección federal tras perder la Presidencia, en julio de 2012, el brevísimo paso de una mujer por la dirigencia de Acción Nacional, la primera en 74 años, deberá sentar las bases de un necesario, urgente esfuerzo de cambio y mejora —“de reencuentro con la sociedad, su historia y valores”— que permita al partido, enfrentar con éxito los retos del futuro.

Y ello, no sólo por la convicción existente de que la profunda división y enconada confrontación prevaleciente entre los grupos que disputarán la dirigencia en mayo podrían poner en riesgo el proceso mismo y sumir al partido en una crisis “sin retorno…” sino, esencialmente, porque nadie duda ya que el panismo debe hoy, antes del inicio del proceso electoral federal de 2015, comenzar a avanzar por la ruta del reencuentro con su historia y valores tradicionales primero y, luego, con una sociedad urgida de volver a percibir al PAN como la alternativa de cambio (político) de fondo que fue en otro momento…

Por ello entonces es que resulta esperanzador, creíble sin duda, el público compromiso asumido ayer mismo por Cecilia Romero Castillo, la nueva dirigente blanquiazul, de empeñarse en garantizar, primero,  “condiciones de transparencia y equidad…” en el proceso que tendrá a Gustavo Madero y Ernesto Cordero como protagonistas, para evitar rupturas y/o disputas adicionales y, también, su decisión de iniciar la selección de los mejores cuadros para, con ellos, enfrentar el reto que representarán las próximas elecciones intermedias.

Igualmente esperanzador resulta la decisión de encauzar, desde el CEN panista y, también, en un entorno de diálogo, el trabajo legislativo orientado a honrar acuerdos asumidos al interior del Pacto por México, y concretar reformas legales que, en buena parte, tienen su origen y/o principales impulsores en el panismo.

Ayer, tras reunirse con los (cuestionados) coordinadores legislativos en la Cámara y el Senado, ella misma aclararía que no hará cambio alguno en tales posiciones en virtud de que, explicó ella misma, “la prudencia es una de las principales características de un político…”, y actuar en contrario no sería lo mejor ni para las fracciones ni para el partido ni para México.

Al margen, entonces, el compromiso mayor de Romero será avanzar en la implementación del programa de mejora del panismo, que aprobó ya el Consejo y que tendrá en los festejos por el 75 aniversario de fundación en septiembre, su primera y más importante manifestación… independientemente de quien, finalmente, gane la primera elección en que el panista de a pie elegirá a sus dirigentes.

Importante, trascendente reto, éste sí, sin duda…

Veámonos el viernes, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios