El Chapo, sus respuestas...

COMPARTIR 
Enrique Aranda 23/02/2014 03:02
El Chapo, sus respuestas...

Independientemente del incuestionable éxito político y mediático que para el gobierno del presidente Peña Nieto representa la detención del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, y los positivos resultados que en la lucha contra el crimen organizado derivarán de ello, es por demás evidente que su aprehensión ofrece a las autoridades la oportunidad de esclarecer muchos casos (jurídicos), sucesos y situaciones de incuestionable relevancia histórica que, aún hoy, permanecen sin ser debidamente explicadas.

Y esto no porque, en sí misma, la captura de “el narcotraficante más poderoso del planeta” y el más buscado por el FBI a escala mundial, para no decir más, no sea suficientemente trascendente sino, esencialmente, porque el más elemental de los análisis sobre la gestación y auge del crimen organizado en México en las tres últimas décadas, y el impacto de ello en el desarrollo nacional, implica necesariamente al nuevo y sin duda más importante inquilino del penal de alta seguridad del Altiplano.

En las próximas horas y días, entonces, los más acuciosos investigadores del gobierno deberán empeñarse en exprimir al capo para obtener respuesta a un sinnúmero de preguntas que, si bien encuentran una cierta explicación en su actividad delictiva, van más allá y ayudarían a avanzar en la lucha contra el crimen organizado, sí, pero también en el ofrecido combate frontal contra la impunidad y la corrupción que, con plena certeza, él mismo ha prohijado.

¿O no es verdad que para el gobierno es importante, y a muchos nos interesaría conocer el cómo y con la ayuda de quién o quiénes logró escapar del penal de alta seguridad de Puente Grande un 19 de enero del 2001, mes y medio escaso después del arribo al poder del primer gobierno de la alternancia, encabezado por el panista Vicente Fox?

¿No sería igualmente relevante saber quién o quiénes abonaron y le aportaron auxilio o protección para posibilitar su impresionante e impune expansión de los últimos años, hasta convertirse en el capo más importante del universo? o, por sólo citar un caso más...

¿No sería relevante escuchar de sus labios qué hacía en el aeropuerto de Guadalajara el 23 de mayo de 1993, día en que fue asesinado el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo?¿Quién le convocó en ese lugar, igual que a líderes y miembros de otros cárteles para (presuntamente) simular un enfrentamiento entre cárteles... que explicara el crimen del purpurado?

Son preguntas, sólo eso... es probable que tenga algo qué decir. ¿O no?

Asteriscos

* Esta semana, finalmente, la maquinaria electoral panista será echada a andar. El martes, primero, cuando la Comisión Organizadora de Elecciones del mexiquense Francisco Gárate emita la convocatoria a seleccionar un nuevo dirigente, y luego, jueves y viernes, cuando Ernesto Cordero y Gustavo Madero renuncien a sus respectivas posiciones para buscar la posición... en la que también participará el guanajuatense Juan Manuel Oliva.

 Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios