Preciado: la resaca…

COMPARTIR 
Enrique Aranda 07/02/2014 04:21
Preciado: la resaca…

Hace no muchos días, apenas iniciado el año, escuché cómo alguno de los leales al coordinador de la fracción senatorial de Acción Nacional, Jorge Luis Preciado, aseguraba que “aunque le costó trabajo… ya logró unificar —en torno a sí, quiero pensar— y convencer a todos” los que en otro momento reprobaron su imposición. No lo creí.

Ayer, aunque parezca irónico, lo dicho entonces quedó más que demostrado cuando ninguno de los asistentes a la reunión previa al inicio de la sesión senatorial levantó un dedo (siquiera) para defender al colimense, cuando éste era (literalmente) zarandeado por sus representados…

Fue una sesión durísima “donde lo menos que se le dijo fue que nos apenaba su falta de respeto a la institución, a la investidura…”, que no estábamos de acuerdo “con ver al coordinador chupando en las instalaciones del Senado, exhibiéndose…”. Fue muy duro, pero había que hacerlo, ¡basta ya de esos shows..!”, resumió uno de los casi 30 de 38 posibles asistentes al encuentro que antecedió a la pública disculpa ofrecida por Preciado antes del inicio de la sesión formal… y de la llamada que con igual propósito hizo al CEN.

Tres de los legisladores destacaron por la dureza de sus críticas al maderista pastor de la bancada: Javier Lozano Alarcón, el calderonista-corderista, quien no hizo más que repetir lo que antes ya había expuesto ante todo aquel que quiso escucharlo; Francisco Búrquez, a quien, incluso, alguno de sus pares acusó de rudeza innecesaria y, sin duda, el hidrocálido Martín Orozco que, en el momento culminante de su intervención, no dudó en sugerirle que considerara la posibilidad de “no seguir al frente del grupo”.

No faltó, también, quien lamentara ahí “el nulo interés y falta de responsabilidad…” de la dirigencia para tomar cartas en un asunto tan lamentable como el que ocupa e, incluso, quien aprovechara la oportunidad para cuestionar el pobre papel que, desde su óptica, cumple el vicecoordinador político Chema Martínez, impuesto por Preciado.

Una reunión ésta, pues, de todos contra uno… y sus lealtades.

Huelga destacar, otra vez, el espectáculo que por el control y manejo de los dineros de la fracción senatorial, primero, y, ahora, como resultado de la imprudencia y espíritu fiestero —que, por otra parte, parece caracterizar a la nueva generación maderista de coordinadores— de un personaje como el que nos ocupa, siguen ofreciendo personajes importantes del panismo… con el obvio desgaste de la imagen y credibilidad del otrora partido de los valores.

Asteriscos

* Bien haría la sometida dirigencia del panismo poblano, dicen los que saben, en indagar de qué oficina y desde cuándo se hicieron las llamadas telefónicas a través de las cuales se pidió a buena parte de los liderazgos de Acción Nacional a cancelar su participación, el martes, en la ceremonia en que el edil poblano Eduardo Rivera rindió su tercero y último informe de gestión. Podrían llevarse alguna sorpresa…

Veámonos el domingo, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios