Dos reformas… dos velocidades

COMPARTIR 
Enrique Aranda 15/12/2013 00:39
Dos reformas… dos velocidades

Aprobadas con una diferencia de horas, menos de 24 sin lugar a dudas, las minutas de las reformas constitucionales en materia energética y político-electoral iniciaron, en paralelo podría decirse, sus respectivos procesos de evaluación y dictamen por parte de las legislaturas federales… aunque, a decir verdad, a velocidades ciertamente diferentes.

Así, avalada al mediodía del jueves tras ser objeto de toda suerte de “dispensas” en la Cámara de Diputados federal, la primera de ellas, la energética que en su momento fue identificada como la madre de todas las reformas, fue enviada ese mismo día —para su conocimiento, debate y dictamen, se entiende— a los congresos estatales donde sus empeñosos integrantes se abocaron a romper todos los récords…

… y al parecer lo estarían logrando dado que al cierre de esta edición, ya una docena al menos de las legislaturas estatales habían (acatado la disposición superior, de sus gobernadores y líderes partidistas, perdón) procesado el contenido, nada sencillo por cierto, de la más estratégica e importante de las reformas propuestas e impulsadas por el gobierno-PRI y el PAN, desde el Pacto por México, de manera tal que, en el peor de los casos, la nueva legislación estará lista para promulgación apenas comience la semana.

Siete congresos el viernes, seis el sábado…y así hasta sumar los 17 necesarios. Fácil.

Se entiende la urgencia de implementar una disposición legal tan importante y necesaria para el relanzamiento y/o apuntalamiento del desarrollo del país, como la que nos ocupa, pero, ¿así?

En contraste, vale decir, la otra de las reformas aprobadas al cierre del periodo, el viernes, la de orden político-electoral que en algún momento sirvió para condicionar el avance de la primera, no parece haber recibido ni un guiño siquiera por parte de legislatura local alguna y a juzgar por comentarios de diputados locales, no lo recibirá sino hasta pasadas las fiestas decembrinas; esto es, después de recibir a los Reyes o, eventualmente, a mediados de enero próximo…¡si bien le va!

“Dos pesas y dos medidas”, otra vez, en el juicio e impulso de ordenamientos que, aunque de distinta naturaleza, se prevé favorezcan igualmente el desarrollo de México: uno en el orden económico y el otro en el importantísimo ámbito del mejor diseño y operación de nuestro sistema político… que, por lo que se ve, ¡se resiste a cambiar!               

Asteriscos

* Lo dicho: si bien el canciller José Antonio Meade en su pasada visita en Roma no pudo encontrarse con el papa Francisco como estaba previsto, sí lo hizo con el número dos del Vaticano, el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin para oficializar la invitación para visitar México, hiciera al Pontífice el presidente Peña Nieto tras la asunción de éste como sucesor de Pedro. Hay quienes aseguran que la visita pudiera concretarse en 2015…

Veámonos el domingo, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios