Abascal, cinco años…

El ex secretario fue recordado como un empresario y político que hizo del servicio (a sus contrapartes, mandantes y representados) su divisa.

COMPARTIR 
Enrique Aranda 08/12/2013 01:35
Abascal, cinco años…

Convocados por la Fundación que lleva su nombre, dirigentes empresariales, líderes religiosos y de organizaciones no gubernamentales, además de funcionarios de la actual administración coincidieron, el lunes, en un encuentro que, más que nostálgico recuerdo, derivó en festejo conmemorativo de Carlos María Abascal Carranza y de su particular estilo de vivir, en tanto siempre fue católico y quiso evidenciar que lo era, en el mundo de la política. En el quinto aniversario de su fallecimiento, efectivamente, el titular de Trabajo y Previsión Social primero, luego, último secretario de Gobernación durante el primer gobierno de la alternancia que presidió el (¿ex?) panista Vicente Fox, fue recordado como un empresario y político que hizo del servicio (a sus contrapartes, mandantes y representados) su divisa, además la verdad y el apego a la justicia fue su regla de comportamiento, especialmente, la congruencia entre su pensar y actuar fue un sello en su forma de vida.

Nadie mejor que el secretario José Antonio Meade, de Relaciones Exteriores, para  describir esa noche como  “beneficiario de su amistad” recordó la oración aquella que, cada lunes, recitaba antes de comer con sus colaboradores más cercanos en el Antiguo Palacio de Cobián, en la que solicitaba “gracia para ser obediente con sus superiores, comprensivo con sus subordinados, solícito con sus amigos y generoso con quienes decían ser sus enemigos…”.

No en balde, momentos antes, el secretario general del Episcopado y obispo auxiliar de Puebla, Eugenio Lira, había destacado la particular misión que, al interior de la Iglesia, corresponde a los laicos: políticos, empresarios, artistas, comunicadores, entre otros, en la construcción del bien común y en ese marco, y no sin intención ciertamente, había referido aquello de que “hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos será posible erradicar la violencia… no habrá programas políticos ni recursos policiales o de inteligencia que puedan asegurar indefinidamente la tranquilidad”, que recién recordó el papa Francisco.

También el presidente en turno del sindicato patronal, la Coparmex, Juan Pablo Castañón, realizó un recuerdo de Abascal y, más específicamente, de su aporte a la mejor relación entre empresarios y trabajadores vía la propuesta de una nueva cultura laboral que, finalmente, acabó alimentando, en parte al menos, la recién aprobada nueva Ley Federal del Trabajo.

La noche del lunes, de recuerdo y reconocimiento en que, por otra parte, y en presencia de personalidades tales como el nuncio Christophe Pierre y el ombudsman nacional, Raúl Plascencia, la Fundación Carlos María Abascal entregó, por primera ocasión, el Premio al Humanismo Social a Lorenzo Servitje  y al Humanismo Político, al sacrificado presidente municipal de La Piedad, Michoacán, a Ricardo Guzmán, que recibió su viuda e hijas.

Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.

Comparte esta entrada

Comentarios