Primer aniversario, parquímetros en Anzures

Las personas se quejan de la prepotencia con la que los operadores de Ecoparq se conducen

COMPARTIR 
Ena Morales 16/03/2014 00:54
Primer aniversario, parquímetros en Anzures

¿Qué ha ocurrido con el programa de parquímetros a un año de su implementación en la colonia Anzures?

Unos dirán que ha sido un éxito porque hay lugar para estacionarse a cualquier hora y en cualquier calle, que se acabó el tener que pagarle al franelero y que hay recursos para la recuperación de la colonia. Todo eso está bien pero, ¿qué hay detrás de estos beneficios? ¿Cuál ha sido el precio que los vecinos han tenido que pagar a cambio de dejar las calles a los visitantes, a los clientes de los comercios y de las múltiples oficinas ya existentes y a las que sin control se siguen estableciendo?

En un principio, se planteó que el principal beneficio sería el ordenamiento de la vía pública, lo que está muy lejos de haberse logrado, ya que sigue habiendo automóviles en doble fila y las banquetas invadidas por autos, en su mayoría, de oficinas que evitan así el pago del parquímetro o que, como antes, le pagan al franelero, mientras que los peatones, al parejo adultos, ancianos, niños, mamás con carriolas y mascotas, deben exponerse caminando por la calle, sin importar el número de denuncias y quejas realizadas a la autoridad.

Continuamente las cocheras se encuentran obstruidas por personas que por no pagar dejan sus autos argumentando que es sólo un ratito, el no me tardo, nada más entrego y me voy, sin que los vecinos puedan hacer nada ya que las grúas demoran en llegar y las patrullas, a pesar de su buena disposición, al no ser de tránsito, no pueden infraccionarlos, y los oficiales de tránsito que acompañan a los operadores de Ecoparq sólo sancionan lo referente a parquímetros.

Las motocicletas, a pesar de tener sus espacios definidos, continúan estacionándose sobre las banquetas, pues los automóviles no respetan estos espacios y no hay autoridad que los sancione, al contrario, los operadores de Ecoparq alientan a ocuparlos, ya que se convierten en un espacio más de pago.

Las personas constantemente se quejan de la prepotencia con la que los operadores de Ecoparq se conducen, no respetan el tiempo mínimo para que el dueño del auto vaya a pagar y coloque el boleto dentro del auto, muchas veces cuando regresan ya lo están inmovilizando, o bien, cuando detectan que a algún auto se le está terminado el tiempo, no esperan, verifican las placas e inmovilizan inmediatamente, aunque el dueño se encuentre a unos pasos, y eso genera conflictos y las autoridades han tenido que intervenir.

Al sólo entregar el tarjetón a quien no cuente con cochera en su domicilio, los colonos siguen privados del derecho a estacionarse en la vía pública, salvo frente a su cochera, y hacer el uso básico de la colonia sin tener que pagar por ello. A un año, por un automóvil que deba estacionarse de 8:00 a 20:00 horas en la calle, el dueño ha tenido pagar más de 24 mil pesos o lo que haya pagado en alguna pensión o estacionamiento por 12 meses.

Como en todo, hay quien gana, quien pierde y quien está de acuerdo o no con el programa, sin embargo, la mayoría de los vecinos han terminado por resignarse, más no por aceptar lo que este programa les ha afectado. Unos han optado por usar motocicletas ya que éstas no pagan, adultos mayores han preferido vender sus autos y utilizar taxis porque no representan un gasto diario y, así, cada familia ha hecho los cambios necesarios en su rutina para sobrellevarlo, incluso vendiendo sus propiedades.

Esperamos que a un año de su implementación, las promesas no se olviden y los acuerdos se cumplan, que el manual se considere y no se olvide que Anzures no es una colonia como otras, que tiene su problemática y sus necesidades particulares. En lo que todos están de acuerdo es que tras las dificultades para implementar el programa, los vecinos se han conocido y se despertó su capacidad de observación de sus problemas y la concientización por mejorar su calidad de vida, volviendo los ojos para exigir que la vida en la colonia mejore significativamente.

                *Analista

Comparte esta entrada

Comentarios