¿Qué puedo hacer para que mi hijo coma frutas?

COMPARTIR 
Dore Ferriz 29/06/2014 00:39
¿Qué puedo hacer para que mi hijo coma frutas?

Los niños son muy sencillos. Hacen lo que ven. Es evidentemente más fácil inculcar a un niño el gusto por las frutas en una casa donde forman parte de la dieta. Donde la mamá y el papá toman las frutas de el frutero y se las comen. Porque hay casas donde el frutero es sólo parte de la decoración. El problema es que los niños tienden a mostrarse reacios a probar comidas nuevas, sobre todo cuando los gustos son fuertes o ácidos, como ocurre con algunas frutas. Cuando la textura es fibrosa o hay que realizar alguna tarea adicional antes de comerlas (pelar, quitar semillas). Mi consejo, ¡no te desesperes!

-Predicar con el ejemplo. Evidentemente, el primer paso. Tus hijos aspiran a ser como tú. En una casa donde la fruta no figura, va a ser difícil inculcarla a los pequeños. El frutero tiene que formar parte de el paisaje, estar presente en el comedor o la cocina. Si tus hijos son muy chiquitos les va a costar trabajo alcanzar el frutero. Entonces pon un platón en el piso o en un banquito para que su acceso sea más fácil.

-Jugar: ¡Son niños! Viven de jugar y la hora de la comida interrumpe su entretenimiento, desde ahí ya no les gusta. Preferirían evitar la formalidad de sentarse en la mesa. Si por ellos fuera, mejor perseguirlos con la comida. Un acto que, obviamente, no vamos a hacer. Por eso, una de las alternativas es lograr que la comida también tenga su toque de diversión. Deja que experimenten con las frutas y las verduras. Que aplasten las uvas, que pelen la mandarina, el kiwi, que aplasten la sandia, que laven las fresas... ¡que se ensucien! Eso sí es atractivo para el niño/a, y acrecentará sus ganas de comer.

-Que cocinen: dales un molde para que corten su fruta con formas de pato, corazones, osos y luego que se hagan brochetas. Que enreden jamón en el melón, que unten queso en un trozo de pan integral, y luego que le pongan algo de manzana o mango. Déjalos que las trocen con tijeritas... Involúcralos en algunos procedimientos culinarios.

-Escóndelo: siempre es una buena alternativa mezclar pedazos de fruta en el yoghurt o presentárselos en un smoothie o un jugo. Este truco les acostumbra el paladar. Si bien es cierto, en un jugo no se aprovechan todas sus propiedades nutritivas. Muchas se pierden, sobre todo la fibra y algunas vitaminas que terminan por oxidarse. De todas formas, los beneficios son variados: por un lado, la posibilidad de mezclar jugos de diferentes frutas y probar los resultados más ricos (esto puede suponer la puerta de acceso a un tipo de fruta que, al ser la pieza entera, el niño se niega a probar) y, por otro, los zumos sacian la sed en épocas calurosas, como alternativa a los refrescos. También lo puedes hacer paleta helada. ¡Eso siempre es atractivo!

-No ser intenso: ¿A cuántos de nosotros nos obligaron comer papaya? Y la odiamos hasta que nos damos cuenta de que efectivamente es buena. No hay que insistir demasiado. Si comer fruta se convierte en una exigencia y representa un momento de tensión o discusiones, el niño va a acabar asociando a la fruta con situaciones negativas, lo cual causará un comportamiento contrario al deseado. Si el pequeño se niega después de algunas propuestas, lo más conveniente es dejarle. Pero si tú, como el adulto, te comes más tarde la fruta que tu hijo rechazó, aumentarás su curiosidad y sus deseos de imitar y de complacer a quien le cuida. Eso sí, hazlo con ellos. Quizá la siguiente vez sí quiera comerla.

Es muy cierto que hay niños que no gustan de las frutas. Una actitud que, en cuestión de salud, constituye un problema. Su contenido en vitaminas y minerales actúan contra las enfermedades. Sus propiedades nutricionales también se traducen en beneficios que se extienden al correcto funcionamiento del metabolismo. Hidratando su pielecita y regenerando sus órganos vitales. Comer fruta es sinónimo de bienestar. Por lo mismo, son fundamentales en la dieta de los niños y, obviamente, también en la de los adultos.

Comparte esta entrada

Comentarios