La pantalla frente al paredón

COMPARTIR 
Dore Ferriz 06/04/2014 00:26
La pantalla frente al paredón

Es difícil sentarse a escribir cuando la cabeza no acaba de gritar y el corazón no termina de llorar… Nos toca vivir, en carne propia, la epilepsia de una “Reforma de Telecomunicaciones” que se convulsiona excéntrica y peligrosa, antes de sucumbir… De que nos mate. Estamos formados, frente a un paredón, en espera de ser fusilados. No, no me refiero a la empresa donde habita mi entrega, hablo del país que me vio nacer.

México es hoy un viaje que va directito a la… depresión. Todas las consecuencias, derivadas de esta estupidez gubernamental, están afectando —de una u otra manera— al desarrollo y economía del país. Del mismísimo interés ciudadano. Porque la arrogancia política está “caminando con pasos firmes” hacia la represión… ¿Así hablan ellos, no? “Firmeza, estabilidad, solidez, seguridad…” Parece que están hablando de otra cosa. De un cuentito que sólo ellos se tragan… Porque aquí, en mi barrio, muchos se quedaron sin trabajo. Gente que duerme cuatro horas para poder pagar la escuela de sus hijos. Para tener comida en la mesa. Un techo. Agua caliente, luz... “dignidad”. Es gente que llega al trabajo con un refractario con comida y un kilo de tortillas, para compartir. Gente talentosa, que hoy esta atrapada en una guerra de poderes.

Miren, entiendo a Televisa. Las medidas que tomaron son, simplemente, una manifestación en contra de las nuevas leyes de telecomunicaciones. Los etiquetaron de “preponderantes” y, finalmente, ellos acogían la transmisión de muchas otras pequeñas empresas televisivas. Saben su negocio… Me pregunto ¿qué va a hacer el gobierno ahora? En México hacen falta acuerdos que abran las rutas de contenidos. Necesitan soltar más canales abiertos. Porque el problema no es Televisa. Yo sé de muchos que han buscado competir en la televisión abierta. Los canales ahí están con sus rayitas de colores. Pero el gobierno los guarda celoso como si les diera de comer. ¿Qué tanto dinero te puede dejar una señal que transmite estática?

Me gustaría poder esculpir la noche y el día de este proceso. Cincelar cordura en el alma de muchos… pero me huele a karma. Por mucho tiempo dejamos que el gobierno decidiera la vida de todos. Pero hoy el país tiene una voz. Ésta es la de Televisa ostentando su desacuerdo a la nueva reforma.

… Muchos han muerto en el paredón de la opinión pública. Pero no tengo miedo, tengo coraje. ¡Y aquí me voy a quedar! Formada, de frente al cambio y juntito a las cabezas que todos hemos visto rodar. Porque México no es una silla. Es una sociedad que, justamente, no está sentada. La gente que hace y dice, en pos de la evolución.

Comparte esta entrada

Comentarios