Ayurveda según tus características

COMPARTIR 
Dore Ferriz 09/03/2014 00:09
Ayurveda según tus características

Arraigada de la era védica (finales del II milenio hasta el siglo VI a.C), la ayurveda es la “ciencia de la vida”. La sabiduría sanadora de la India. Tan añeja que probablemente es el sistema curativo más antiguo de la humanidad. Un procedimiento cabal que sana solidariamente cuerpo, mente y espíritu… vida y conciencia.

Su influencia en los sistemas medicinales es notable a lo largo de la historia. Desde la antigua Grecia, hasta la medicina china tradicional. Su comprensión suma tanto, que aún prospera como la más efectiva de la medicina alternativa y actualmente es altamente reconocida por la Organización Mundial de Salud (OMS).

Cuenta Robert Svoboda (Texas, 1953) en un pasaje de la historia de Jivaka (hijo recogido del príncipe Abhaya, hijo del rey Bimbisara (558 a.C—491 a.C). “Médico de cabecera” de reyes. Entre ellos de Buda, a quien visitaba tres veces al día: tras pasar siete años de estudios en Takshashila presentó su prueba final, donde se le entregó una pala y se le encomendó buscar una planta sin valor medicinal. En un radio de varias millas regresó sin planta alguna. Por lo tanto su mentor le aprueba su examen final.

La medicina ayurvédica se basa en el conocimiento corporal o el dosha de cada persona para individualizar su alimentación y tratamiento. El tipo constitucional mente-cuerpo de una persona puede ser:

Vata:

Corresponde al aire. Se asocia a personas de constitución delgada, carácter despierto e inquieto, y sueño ligero. Un visionario nato vive la vida a paso acelerado, con rápidos cambios de humor. En sus mejores momentos son ingeniosos y ocurrentes, y pueden conseguir lo que se propongan.

• Enfermedades asociadas: sistema nervioso, artritis, migraña, desórdenes digestivos, problemas emocionales. Sensibilidad al viento, al frío y sequedad. Apetito: variado. Días con mucho apetito, otros inapetentes. Digestión difícil. Complexión: estatura más alta o baja que el promedio. Delgado, pero fuerte. Peso: bajo o variable. Cara: alargada, delgada, pequeña con tendencia a envejecimiento prematuro. Ojos: pequeños. Sed: escasa. Tórax: estrecho. Uñas quebradizas. Sexualidad: interés sexual variable, fantasía sexual activa.

Pitta:

Corresponde al fuego y al agua. Individuos de complexión media, temperamento enérgico, mente afilada, humor variable y apasionado, sueño tranquilo. Dinámicos, dejan huella. Disfrutan llevando el mando.

• Enfermedades asociadas: fiebres, infecciones, inflamaciones, úlceras, urticaria. Sensibilidad al calor y al fuego. Apetito: mucho, Irritabilidad cuando no comen a la hora acostumbrada. Complexión: media. Peso: moderado, con buen tono muscular. Cara: angular, afiladas, agudas. Ojos: irritables, sensibles a la luz. Sed: sedientos. Uñas suaves. Sexualidad: interés e impulso sexual alto.

Kapha:

Asociada a la tierra. Personas de constitución fuerte, buen apetito, sueño profundo y carácter estable y cariñoso. Es el más leal y estable de los tres doshas. Nunca pierde la calma, pero puede degenerar en pereza y pasividad.

• Enfermedades asociadas: problemas respiratorios, retención de agua, bloqueos, depresión. Sensibilidad al frío y la niebla. Le gusta el sol. Apetito: consistente y de metabolismo lento. Come de más cuando está deprimido o ansioso. Complexión: fuerte, vigoroso, robusto, corpulento. Peso: pesado, firme. En algunos casos obeso. Cara: redonda de suaves contornos. Ojos: prominentes. Sed: moderada. Uñas fuertes. Sexualidad: interés e impulso sexual constante.

Los seres humanos tienen características de los tres doshas. Se debe buscar un equilibrio. ¡No pierdas de vista esta columna para el artículo de la próxima semana!

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red