Ácido de vida

Cumple con funciones importantes durante la gestación

COMPARTIR 
Dore Ferriz 02/03/2014 00:14
Ácido de vida

El ácido fólico fue descubierto en los años 40. Se trata de una vitamina hidrosoluble. Hidro=agua. El cuerpo no la almacena y lo que sobra se hace pipí (prefiero ser textual). También se le conoce como folacina o folato, en fin… Su etimología proviene del latín folium, que significa hoja. ¡Así de fácil su relación! También está presente en los cereales integrales, las carnes rojas y el hígado. Porque, claro, los animales comieron verde. Pero, si me preguntas, es mejor obtenerlo de la fuente y no del metabolismo del animal. Siento que tiene más calidad.

Esta vitamina fue conocida como B9 porque trabaja junto con las vitaminas B-12 y C, para ayudar al cuerpo a descomponer, utilizar y crear nuevas proteínas. La suma, para llegar a 9, no la entiendo... pero es un dato duro por si te encuentras la cifra en alguna tabla nutricional.

Es básica a nivel celular. Sintetiza el ADN (quien trasmite los caracteres genéticos) y ARN (necesario para formar proteínas y tejido del cuerpo). ¡Está grueso! De su presencia depende la correcta división y duplicación celular.

Estudios... Uno demostró que una de cada siete personas padece una mutación genética, provocada por la insuficiencia de ácido fólico. ¡Me lleva! Es importante consumirlo para propiciar la producción de glóbulos rojos. Otros estudios sugieren que puede mitigar las enfermedades cardiovasculares porque disminuye la presencia de homocisteína —una toxina que corre en la sangre—. Ya se comprobó que su ingesta asidua puede reducir la aparición de diversos tipos de cáncer como el del cuello del útero, colon y próstata. También que si se toma antes de la concepción y durante las primeras semanas de gestación, previene defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). Caray, si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada, se podría prevenir hasta  70% de los defectos natales como labio leporino, paladar hendido y anomalías cardiacas.

El ácido fólico también cumple con otras funciones importantes durante la gestación. Es más, las mujeres embarazadas necesitan una ingesta adicional para producir más células sanguíneas y así ayudar al rápido crecimiento de la placenta, del feto y producir nuevo ADN (material genético) a medida que se multiplican las células. Oigan, las mujeres con deficiencia de ácido fólico tienen más probabilidades de tener un bebé prematuro. Tengan cuidado, luego vienen problemas con la motricidad y ¿para qué quieren?

March of Dimes (una fundación que crea Franklin Roosevelt con Jonas Salk para combatir la polio y hoy se dedica a combatir los defectos natales) recomienda a todas las mujeres, en condiciones de quedar embarazadas, tomar un suplemento con 400 microgramos de ácido fólico diariamente. Su forma sintética es 1.7 veces más fácil de absorber por el organismo, que el folato natural en los alimentos.

La folacina contiene unidades de aminoácido glutámico que deben ser removidas por el cuerpo antes de su absorción. Además, con la manipulación de los alimentos se puede perder o destruir más de la mitad del contenido natural de ácido fólico. Las cocciones prolongadas en abundante agua, el recalentado o el almacenamiento de los alimentos a temperatura ambiente, alteran su contenido. Siempre convendrá comer crudos aquellos alimentos que así lo permitan.

La forma sintética de ácido fólico previene anemia macrocítica, trastornos digestivos e intestinales, enrojecimiento de la lengua y mayor vulnerabilidad a lastimaduras. Desempeña un papel tan importante en la prevención de otros problemas de salud que es administrado a pacientes afectados de leucemia, estomatitis y cáncer. Bajo esta aplicación, es posible desarrollar intervenciones nutricionales para reducir el riesgo de enfermedades crónicas.

El ácido fólico es como un milagro. Además de asegurar la fisiología de una nueva vida es también una esperanza de vida.

Comparte esta entrada

Comentarios