Pinche cáncer

COMPARTIR 
Dore Ferriz 09/02/2014 00:21
Pinche cáncer

¡Sí!.. Así se llama esta columna a pesar de que sé que hay muchos otros adjetivos para titularla.

El año pasado conocí a Alex. Más que un niño, un ángel que cobró vida para tocar el corazón de cualquiera que se le acercara. Me enamoré de él en el Foro de Sazónarte. Llegó con tanta fuerza que, como bala, se clavó en mi corazón. Y ahí se detuvo. Venía tan rápido, que no me di cuenta de que le faltaba una pierna. Luego, su aplomo, hizo que se me olvidara. ¡No le hacía falta! Su entusiasmo por la vida nunca dependió de la materia. ¡Además era contagioso! Vino al programa como vocero de la asociación Aquí nadie se rinde, para alzar la voz por sus amigos con cáncer... También tenía cáncer.

Hoy, nuevamente en el foro, sonó mi teléfono. Era Mariano, el chef Yogui. También embelesado por Alex, me dijo : “Dore, no la libró”. Se me enfrió la sangre y circuló con rabia. También me habitó ese sentimiento de “ya no está sufriendo”. Pero nuevamente la ira se levantaba. ¡Era tan solo un niño! Pinche cáncer. Le robó la vida.

Según yo, entera, llegué a su velorio. Pero al ver su carita en el sarcófago abierto, se me volvió a enredar la garganta. Parecía que estaba dormido... pero no. Yacía en un féretro tan pequeño y gris. Rodeado de muchos arreglos de flores blancas y uno enorme de colores. Llamó mi atención porque me dio gusto ver el contraste. Tenía una nota: “Para que mi mamá sepa que la quiero de todos los colores y que no hay flores suficientes en el mundo para demostrarle lo que la quiero”. Su papá me contó que Alex había conocido a un señor en un campo de golf. Le había prestado su carrito y andaba dando vueltas con él. Alex se las arreglaba para correr a toda velocidad con su pierna. En una de ésas, se frenó en seco y le preguntó a su nuevo amigo “¿Tú tienes mucho dinero? Porque necesito pedirte un favor. Cuando yo me muera...” El señor lo interrumpió: “Alex, tú no te vas a morir”. Pero insistió: “Espérame, sí me voy a morir. Y cuando esto suceda, necesito que le mandes a mi mamá muchísimas flores de colores”... Ya saben el porqué. Tenían un pacto. Por medio de este hombre, que sí tiene mucho dinero, le regaló a su mami... paz. Aunque estaba muerto y su familia vivía en medio de un caos de sentimientos... Los admiro ya que su situación es simplemente devastadora.

Luego, llegó su hermano, corriendo con una bolsita de papas. Se lo habían llevado para distraerlo... Y me vio. Se acercó y me dijo: “Dore Ferriz. Yo sabía que ibas a venir. Te queremos mucho”. Se siguió derecho al ataúd. Su mirada se entristecía y su cuerpo sólo obedecía a la inercia de abrazarlo de nuevo. Su mami corrió a su lado. Se abrazaron. Lo único que los separaba, era el vidrio de la mugre caja gris. Materia... estaban juntos. Lloraron, sí. Mucho... No es para menos. Imagino el dolor de un niño de siete años... Ninguno debería de pasar por esto. ¡Ninguno!

Algo vamos a hacer el chef Yogui y yo. ¿Qué? No sé... Lo que sí sabemos es que la alimentación es determinante en la salud. Creemos firmemente en esto. Ahí vamos por donde podemos, tratando de hacer conciencia sobre el tema. ¡Ahora necesitamos gritarlo! ¡Ni un niño más! ¡Ni una familia más que tenga que tragarse este dolor!

Lo que más coraje nos da es ver a un gobierno desinformado, metiéndole impuestos a los alimentos, como si eso fuera a resolver este tipo de problemas. ¡Qué bárbaros! ¿Cómo se atreven a brincarse la información y encima, pretendan atenuar la gravedad de un cáncer? ¿Qué no se han enterado que las dietas vegetarianas revierten la enfermedad? ¿Por qué le ponen un impuesto a un alimento como el cacao, que está lleno de antioxidantes? ¿Por qué catalogan al cacahuate como “comida chatarra” cuando sus omegas alimentan al corazón y al cerebro? ¿Por qué les vale? ¿O les da flojera educar a su país? Tal vez les da codo invertir en gente que puede hacerlo. ¿Será arrogancia o ignorancia?.. No lo sé.

...Ahora, no todo esto es culpa del gobierno. También es el resultado de una sociedad enferma de excesos.

Dicen que para cambiar el mundo hay que empezar con uno mismo... Por lo pronto es lo que ofrezco. Lo que haga o no el gobierno ya no me importa. Sé que hay mucha gente, como yo, tratando de hacer la diferencia. #GuerradeComida te invito a poner tu grano de arena. ¡Va por ti Alex!

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red