Obra social de los bancos

Esta labor es buena para la sociedad de un país, pero no sólo se debería pensar en esas ayudas cuando logren beneficios.

COMPARTIR 
Columnista invitado nacional 24/04/2014 01:37
Obra social de los bancos

Jesús Mariano Martín García*

Cerca de 35 mil personas fueron desahuciadas de sus viviendas en los seis primeros meses de 2013. Cuatro entidades financieras englobaron 60% de los embargos realizados en 2012. Se trata de Bankia, BBVA, Santander y CaixaBank. Estas entidades, a la vez que realizan estos desalojos, destinan fondos a obra social en materias orientadas en su mayoría a educación y empleo.

Al destinar estos fondos, algunos bancos deducen impuestos y pagan menos al Estado. La obra social sale rentable y además funciona como estrategia de marketing.

CaixaBank realiza una de las obras sociales más conocidas en España. La entidad catalana destina buena parte de sus fondos de obra social a la inserción laboral, becas o asistencia a las personas mayores, entre otras causas. Además, varios de sus ingresos los destina a fomentar centros culturales propios, conocidos como CaixaForum. Sin embargo, la actual situación económica ha provocado el cierre de algunos de estos edificios, como el centro CosmoCaixa del municipio madrileño de Alcobendas. La labor social de CaixaBank contrasta con su actitud ante los desahucios. La entidad presidida por Isidro Fainé ha realizado 15% del total de los desahucios en España, según la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y el Observatorio DESC (Derechos Económicos Sociales y Culturales).

Bankia es otra de las entidades financieras que desarrolla esta labor social. A diferencia de CaixaBank, cada entidad bancaria que incluye Bankia tiene su propia obra social. La más destacada es la de Caja Madrid. La caja madrileña realiza numerosas actividades en el ámbito de la educación y el medio ambiente. Además, al igual que CaixaBank, dispone de sus propios centros culturales, como La Casa Encendida y una serie de bibliotecas. La crisis que sufre Bankia ha provocado que se reduzca el presupuesto que se destina a obra social. Su presupuesto para esta labor en 2012 fue de 53 millones de euros, de los cuales 31 procedían de reservas de la entidad. A pesar de su acción social, la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri llevó a cabo 20% de los desahucios que tuvieron lugar en España.

CaixaBank y Bankia son los bancos que más se preocupan por la obra social. Este hecho se debe a su pasado como cajas antes de la reestructuración bancaria. Las cajas solían destinar cerca de 28% de sus beneficios a obra social, al ser entidades sin ánimo de lucro, y sólo realizaban la labor de intermediario financiero. Todo lo contrario ocurre en los bancos.

En las entidades bancarias como Santander y BBVA apenas se destinan fondos para obras sociales. La mayoría de las obras sociales que realizan Santander y BBVA están destinadas a fines culturales. En el caso de Santander, la entidad destina fondos para que los jóvenes tengan acceso a trabajos en pymes gracias a las becas que otorga.

La labor social de los bancos es beneficiosa para la sociedad de un país. Sin embargo, estas entidades no sólo deberían pensar en esas ayudas cuando logren beneficios. Bien es cierto que las corporaciones financieras disponen de recursos más que suficientes para poder realizar su labor con normalidad y, aun así, destinar fondos a obra social. Pero también se consideraría obra social el hecho de que las entidades bancarias redujeran el número de desahucios y facilitasen a las familias que pasan apuros unas mejores condiciones para realizar el pago sin que repercuta en exceso en las familias. No sólo ayudar en el ámbito de la cultura es obra social. No hay nada que reprocharles a estas entidades. Pero sí habría que hacerles pensar que hay cosas tan importantes como esta labor social.

                *Periodista

                ccs@solidarios.org.es

                Twitter: @JMMartin37

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red