Gas shale, oportunidad única

COMPARTIR 
Columnista invitado nacional 28/12/2013 00:00
Gas shale, oportunidad única

Miguel León Garza*

La edición julio-agosto de la revista Bloomberg Businessweek nos relata la gran transformación que se está llevando a cabo en el sur de Estados Unidos con motivo de la utilización del gas shale como materia prima para la generación de energía y como insumo para la industria petroquímica.

En EU la industria química ha generado casi 12 mil puestos de trabajo en 12 meses. Para finales de la década se necesitarán otros 46 mil empleados, de acuerdo con American Chemistry Council (ACC). Las inversiones de las industrias químicas generarán 1.7 millones de posiciones en el ramo de la construcción y empresas relacionadas.

El éxito del gas shale no debiera ser privativo de EU, pues México es uno de los países con grandes reservas de este insumo, la única limitante para aprovechar esta oportunidad sin precedentes es una legislación que permita que la industria petroquímica lo utilice para transformarlo en productos de mayor valor agregado y exportarlo como un producto altamente competitivo.

Por ejemplo, la empresa canadiense Methanex, el principal productor de metanol en el mundo, está desmantelando dos de sus plantas, ubicadas en Chile, para establecerse en EU. La primera iniciará operaciones el próximo año y la segunda en 2016.

Exxon Movil, Chevron y Sasol esperan invertir 100 mil millones de dólares (mdd ) para incrementar su capacidad instalada y construir nuevas plantas en EU. Por su parte, Dow Chemical invertirá cuatro mil mdd para construir empresas en Freeport, Texas y reabrir una planta en Hahnville, Louisiana, lo que le permitirá crear 500 puestos de trabajo permanentes para su operación y cinco mil temporales para la construcción de la planta. Saudi Basic Industries, uno de los petroquímicos más grandes del mundo por su valor, busca no quedarse fuera del mercado americano.

Este gran crecimiento es el resultado de la extracción del gas shale que ha convertido a EU en el productor de más bajo costo en el mundo en el sector petroquímico, con excepción de los países del Oriente Medio. Los precios de ese combustible se han visto reducidos en tres cuartas partes desde 2005. Por primera vez, desde 2001, EU alcanzó el año pasado una balanza superavitaria de 800 millones en la industria petroquímica y se espera que esta cifra llegue a los 46 mil mdd en 2020.

La empresa sudafricana, Sasol, invierte 21 mil mdd en por lo menos nueve plantas en Louisiana para convertir el gas en plásticos y diesel. Asimismo, la empresa taiwanesa Formosa Plastics planea construir dos nuevas plantas en Texas para producir etileno y propileno, materias primas clave de productos plásticos. Por su parte,  Eurochem, una empresa rusa de fertilizantes, está construyendo una planta para la producción de amoniaco en Louisiana. 

Las grandes inversiones en el sector de nuestro país están al pendiente del tratamiento que se le dé al gas shale con la reforma energética. Es importante destacar que éste no necesariamente tiene que ser el mismo del petróleo, pues no genera el mismo valor agregado, ya que el costo de producción puede ser de 10 dólares y el precio de mercado de más de 100 dólares por barril.

La revolución del gas shale es, sin duda, una oportunidad única para la creación de puestos de trabajo, para la reducción del costo energético y la generación de riqueza para los mexicanos. Unamos nuestras voluntades en esta dirección. Hagamos de México un gigante de la industria petroquímica autosuficiente en producción de gas shale para su consumo interno y la transformación en productos de mayor valor agregado. Evitemos convertirnos en un país en donde la falta de gas obliga a las empresas a interrumpir su producción, afectando de manera importante la competitividad de cara al entorno global.

                *Profesor decano del área académica de la Dirección de Operaciones del IPADE

Comparte esta entrada

Comentarios