Enfrentar correctamente la historia para crear juntos un futuro más hermoso

El primer ministro japonés ha hecho sus máximos esfuerzos por deshacer la constitución pacifista de su país.

COMPARTIR 
Columnista invitado Global 09/01/2014 00:36
Enfrentar correctamente la historia para crear juntos un futuro más hermoso

Embajada de la República Popular China

 

Sólo las figuras cargadas de pasado están ricas de porvenir.

Alfonso Reyes, poeta y diplomático mexicano.

 

En 2015 celebraremos el 70 aniversario del triunfo de la Guerra Antifascista Mundial, que involucró a más de 60 naciones o regiones y llegó a afectar hasta 80% de la población mundial, dejando profundos traumas en toda la civilización humana. Esta guerra nos dio una lección muy dolorosa que merece ser recordada para siempre e invita a reflexiones más profundas.

Justamente en momentos en que los diversos países del mundo hacen reflexiones profundas sobre el dolor provocado por la Segunda Guerra Mundial y valoran la paz mundial, el primer ministro japonés Shinzo Abe visitó el 26 de diciembre pasado el santuario Yasukuni para rendir homenaje a los militaristas, lo cual generó fuertes condenas por parte de la comunidad internacional.

Es sabido por todos que Japón fue uno de los principales culpables que desencadenaron la Segunda Guerra Mundial e invadió varios países asiáticos tales como China, Corea, Filipinas, Malasia y Singapur, acarreando una inmensa catástrofe a estas naciones. Durante la Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Invasión Japonesa, 35 millones de chinos perdieron la vida, mientras las pérdidas económicas directas e indirectas sobrepasaron los 100 mil millones y 500 mil millones de dólares, respectivamente. Solamente en la Masacre de Nanjing, entonces capital de China, el ejército japonés asesinó a sangre fría a 300 mil chinos entre civiles y prisioneros de guerra.

Sin embargo, a pesar de las amplias críticas internacionales, Shinzo Abe visitó el santuario Yasukuni, donde se honra a los criminales de guerra de clase A de la Segunda Guerra Mundial. Justamente en este santuario sintoísta, se rinde homenaje  a 14 criminales de guerra de clase A, incluyendo a Hideki Tojyo, uno de los principales politicastros que decidieron desatar la guerra invasora contra China y la Guerra del Pacífico, a Matsui Iwane, principal responsable de la Masacre de Nanjing, a Osami Nagano, quien ordenó atacar por sorpresa el Puerto de las Perlas y, también a Koiso Kuniaki, quien reprimió al pueblo coreano.

Todos ellos eran quienes desencadenaron y dirigieron las guerras invasoras japonesas contra otras naciones y cometieron innumerables crímenes. ¿Acaso algún país o nación humillada por Japón y el militarismo consentirá que el país del Sol Naciente enfrente y conmemore con esa actitud la historia creada por él mismo ?

El ex presidente mexicano Benito Juárez dijo: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Vale la pena recordar que en diciembre de 1970, el entonces canciller alemán Willy Brandt, vestido de negro y con un rostro muy serio, se arrodilló ante el Monumento a las Víctimas en el gueto de Varsovia. Alemania tiene el suficiente coraje y valentía para enfrentar su historia. Una nación podrá abrir nuevos horizontes únicamente cuando pueda tener un correcto entendimiento de su historia. La acción de Brandt permitió a su país levantarse espiritualmente y entró en una nueva era en que viene trabajando de la mano con Europa y otros continentes ganándose de esta manera el respeto y la confianza de la comunidad internacional.

En contraste con Alemania, durante muchos años, Japón no ha podido enfrentar su historia, sino la ha distorsionado, negado e incluso glorificado en repetidas ocasiones las guerras invasoras. Desde que Abe asumió su cargo hace un año, ha desafiado una y otra vez los resultados de la Segunda Guerra Mundial y el orden internacional de posguerra, lo que ha provocado una mayor sensibilidad y fuerte preocupación de sus vecinos asiáticos y la comunidad internacional. Abe ha declarado que no hay una definición internacional o académica sobre “invasión”, cuyo sentido depende del punto de vista de cada país y ha hecho todo lo posible para magnificar el militarismo japonés y su historia colonialista. El primer ministro japonés ha hecho sus máximos esfuerzos por deshacer la constitución pacifista de su país y ha acelerado la derechización de la política japonesa y la expansión armamentista. Asimismo, Abe ha esparcido a los cuatro vientos la supuesta “amenaza de China” con la intención de sembrar la discordia entre los países de Asia y el Pacífico, provocar la tensión en la región y buscar pretextos para la restauración del militarismo. Lo que ha hecho el gobierno de Abe está conduciendo a Japón a una dirección muy peligrosa y lógicamente ha provocado una enérgica condena internacional.

Un proverbio chino reza: La experiencia del pasado, si no cae en el olvido, sirve de guía para el futuro. Este proverbio aconseja a la gente que asuma una actitud correcta ante la historia y saque lecciones para evitar errores en el futuro.

La historia no deberá caer en el olvido ni mucho menos se tolerará su distorsión. No podremos crear un futuro más hermoso a menos que hagamos reflexiones profundas sobre la historia. Hoy por hoy los diversos pueblos del mundo vivimos en una aldea global. Como aseguró el presidente chino Xi Jinping, la paz es una aspiración permanente de todos los pueblos del mundo, porque es tan importante como el aire y el Sol para el ser humano que no puede sobrevivir sin ellos. El pueblo chino es amante de la paz y, al igual que el pueblo mexicano y otros pueblos del mundo, desea que nuestro planeta tenga un futuro pacífico, hermoso y próspero. Confío en que con el esfuerzo conjunto de los pueblos del mundo entero, podemos lograr que la gente recuerde las lecciones de la historia y una sus esfuerzos para mantener la paz y la estabilidad mundiales y abrir nuevos horizontes a la humanidad.

Comparte esta entrada

Comentarios