El centenario de Willy Brandt (II)

Recordemos al hombre que venció el prejuicio y se enfrentó a Hitler.

COMPARTIR 
Columnista invitado Global 14/12/2013 00:00
El centenario de Willy Brandt (II)

Antonio Mondragón

Es quizá la política de acercamiento hacia la Unión Soviética y los países de Europa del este la que más reconocimientos le valió a Willy Brandt.

Vale la pena recordar que Alemania Federal era el Estado que era visto y que se asumía como heredero del Estado después del desastre hitleriano, hecho que obligaba moralmente a buscar la reconciliación. No era fácil hacer olvidar, así fuera por la duración de las negociaciones con la URSS, Polonia y Checoslovaquia, lo que había pasado en la guerra y, si bien anteriores cancilleres como Adenauer, Erhard y Kiesinger habían hecho acercamientos a través de los muy exitosos intercambios comerciales con los países del este político y el llamado Tercer Mundo, la paz formal y el reconocimiento diplomáticos no habían llegado.

 “Un modus vivendi no es igual a un tratado”, les recordaba Brandt, que debió sortear las sospechas de EU, del general De Gaulle, quien exigía que pasara antes por Moscú que por ninguna otra capital europea, la frialdad de Londres y la vehemente oposición de la coalición conservadora otrora gobernante. Un problema muy grande era el del reconocimiento de las fronteras que estableció la guerra en el Acuerdo de Potsdam y que despojaba a Alemania de territorios históricos del este, como la mitad de la antigua Prusia, ante Polonia y la URSS.

También había que considerar a los millones de expulsados alemanes de esos territorios. Pudo vencer todos estos obstáculos mediante la ratificación de los tratados que garantizaban la paz y la renuncia a la guerra. En 1973 lograría el Tratado Básico que reconocía a la República Democrática de Alemania y renunciaba a la representación de toda la nación alemana, a decir del propio Brandt, “dos Estados, una nación”. Esos hechos contribuyeron a la llamada détente o disminución de las tensiones entre las potencias. Ambos estados harían una solicitud de ingreso a las Naciones Unidas, que fructificó en junio de 1973.

Por desgracia, se vio obligado a renunciar a partir del arresto de un asistente que se dijo ciudadano de la RDA y agente a su servicio.

La autoridad moral de Brandt hizo que sus compañeros de gabinete, a comenzar por el nuevo canciller, Helmut Schmidt, y su partido, le pidieran mantenerse al frente de éste. Su estatura política hizo que se le eligiera presidente de la Internacional Socialista en el año 1976, desde donde impulsó el acercamiento con los partidos de América Latina, Asia y África para quitarle un poco su carácter eurocentrista, así como el impulso a los partidos de España, Portugal y Grecia, quienes se liberaban de sendas dictaduras.

Tal movimiento llegó hasta México, donde designó al entonces presidente del PRI, Porfirio Muñoz Ledo, y al primer ministro de Portugal, Mário Soares, para organizar la primera reunión de partidos europeos y latinoamericanos en Caracas, Venezuela. La segunda se realizó en el Museo de Antropología de la Ciudad de México, en cuyo marco se entrevistó con el presidente José López Portillo, quien declinó la invitación de integrarse a la IS con el pretexto decimonónico de la no supeditación a organismos extranjeros —sic.

Brandt se volvería a cruzar con México dos ocasiones más; una, como presidente de la comisión que llevaba su nombre y que desarrolló el diálogo Norte–Sur que celebró una famosa pero infructuosa cumbre en Cancún, y el impulso inicial hacia la integración del PRD a la IS en deferencia y reconocimiento a la lucha política de su amigo mexicano, Porfirio Muñoz Ledo, quien llevaba una antigua relación con la socialdemocracia europea.

Así, a días de la muerte de otro gigante de la segunda mitad del siglo XX, recordemos la figura del hombre que venció el prejuicio, se enfrentó a Hitler y que reconcilió a Europa.

*Antonio Mondragón fue Secretario Internacional para el Presidente Nacional del PRD y Vicepresidente de la Internacional Socialista Juvenil (IUSY).

               

Comparte esta entrada

Comentarios