Las vergüenzas mexicanas

Nuestra presencia en el extranjero pasa por ser de las más ruidosas y escandalosas.

COMPARTIR 
Ciro Di Costanzo 05/07/2014 01:42
Las vergüenzas mexicanas

¿Somos muy impetuosos, o qué pasa? Por mucho, la presencia mexicana en el extranjero pasa por ser de las más ruidosas, escandalosas y eufóricas del mundo. Incluso, muchas veces acaban quedando fuera de lugar, pariendo las vergüenzas mexicanas que tanto nos pesan.

Aperitivo: Los perniciosos tenochcas

Quizá sea que la falta de oportunidades en nuestra sociedad nos empuja a que seamos un manojo de monerías para llamar la atención. O quizá nuestros ancestros aztecas daban una gran aceptación y prestigio a los payasos. Lo cierto es que nos encanta ser los más “bulliciosos”. Nuestro palmarés en el exterior es extenso.

Un mexicano lleno de cerveza en el vientre acabó por apagar a orines la flama del soldado desconocido. Llevaba ardiendo más de 70 años, hasta que se cruzó por su camino el inquieto paisano.

O qué tal cuando detuvimos el tren bala japonés jalando el freno de emergencia por pura diversión, vía un ocurrente connacional que buscaba con ello la inmortalidad.

O bien, nuestro bullicio, que llegó hasta la cabeza de la estatua de Nelson Mandela, padre de la nación sudafricana, a quien en su propio país unos estridentes mexicas le pusieron un sombrero de charro, “nomás para ver qué cara ponían” los sudafricanos, quienes, por evidentes razones, lo encajaron mal y de malas.

Pero si de  jaladas  hablamos, hoy los panistas se llevan la copa al mexicano atronador. ¿Cómo fue que dos “respetables” funcionarios públicos que fueron a Brasil a ver el futbol acabaran en la penitenciaría brasileña, acusados de agresión sexual a una brasileña, y de intento de homicidio a su esposo que, al tratar de defenderla, lo golpearon hasta el desmayo?

O, mejor dicho, hasta después del desmayo, ya que el esposo acusa que estos salvajes continuaron pegándole cobardemente mientras estaba desmayado.

¿Qué clase de primates despachan en nuestras oficinas públicas? No es ociosa la pregunta, ya que a quienes se señala de semejantes barbaridades fueron nada menos que… ¡legisladores!

Es decir, personas que hacen leyes, figuras que en la lógica de cualquier país tendrían que ser respetables ciudadanos con mayor conocimiento y experiencia que el resto para poder elaborar juiciosamente las reglas para nuestra sana convivencia.

¡Pues sí!

Las vergüenzas mexicanas.

Piatto forte: El Hoy No Circula

Y la megaconvocatoria para el megabloqueo en el Valle de México acabó por convertirse en uno de los mayores ridículos que se hayan conocido últimamente en materia de iniciativas populares en nuestra capital.

De los supuestos bloqueos carreteros en las entradas y salidas del Distrito Federal que acabarían “asfixiando a la Ciudad”, acudieron al llamado algo así como 14 personas.

Y es que, sin dudar de quienes de buena fe estén en contra de la medida de ampliar el No Circula Sabatino, no dejó de sorprender cuando el “vocero” del “amplio movimiento social” resultó ser un funcionario de tercera de la estructura del PRI-DF, cercano al “prestigiado”  Príncipe de la Basura  y defenestrado líder del priismo de la capital, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, hoy señalado como presunto orquestador de un burdel al interior de este partido en la ciudad. ¿Será presión para aligerar el caso en su contra?

Entiendo la molestia de muchos, pero es imprescindible subrayar que:

a) Para combatir una medida, es más fácil y barato promover un amparo o manifestarse en medios, que bloquear calles y accesos a la ciudad, perjudicando más a la ciudadanía que se dice “defender”.

b) La medida se flexibilizó en el sentido de que circularán como hasta ahora los autos mayores de 15 años, siempre y cuando estén bien mantenidos y pasen el examen de emisiones contaminantes. ¿Queremos seguir circulando o seguir contaminando?

c) Es falso argumentar que se perjudica a “los más pobres”, ya que éstos no usan automóvil y circulan en transporte público, siendo, por demás, la gran mayoría.

d) Quizá los respetables políticos no repararon en que un ambiente limpio no es sólo una aspiración, sino un derecho que tenemos todos, no sólo un sector de la población.

e) Cada vez es más claro que, al margen de las molestias del ciudadano que padecemos históricamente ustedes y yo, hay grupos en la ciudad, incluso del mismo PRD, que constituyen la punta de lanza que articulan los descontentos al interior de la ciudad contra la administración de Miguel Ángel Mancera .

f) Es preciso exigir al gobierno de la ciudad, del Estado de México y federal estándares más altos para sus vehículos, ya que suelen ser los que más contaminan. Esta medida debe aplicarse de manera estricta.

g) Una de las medidas más eficaces para movilizar la ciudad es el Metrobús. Si ampliamos la red de éste y cerramos zonas más amplias para peatones y bicicletas, combatiremos de mejor forma la contaminación y evitaremos más el cáncer de la politización de las soluciones.

La vergüenzas mexicanas.

Dolce: Cero y van tres

Esta semana se registró el tercer robo, en lo que va del año, de peligroso material radioactivo; todos, en el Estado de México. ¿Qué esta pasando? ¿Nos estamos  radioactivando ?

¿Acaso ninguna autoridad se tomará la molestia de explicar por qué hay tantos casos como éste?

Las vergüenzas mexicanas.

Mejor café doble, para aguantar vara.

                Twitter: @CiroDi

Comparte esta entrada

Comentarios