¿Adónde diablos va la reforma?

Me hubiera gustado una mayor precisión en qué se pretende hacer con los excedentes.

COMPARTIR 
Ciro Di Costanzo 14/12/2013 01:17
¿Adónde diablos va la reforma?

Dejemos la ansiedad para los que persiguen objetivos políticos. Es nuestro menester reflexionar cuál es el camino que toma la recién adoptada Reforma Energética. Ocurre que es necesario que la sociedad reflexione sobre el contenido de la reforma, más allá de los desfiguros de legisladores y políticos.

Es preciso aclarar que para valorar una reforma como la energética en su justa dimensión es necesario conocer las leyes secundarias que la instrumenten.

Aperitivo:  los medios, la reforma y el pacto

Es necesario empezar por  la autocrítica. Nosotros los periodistas mexicanos, destacamos primero al encuerado, el zafarrancho, las palabras altisonantes, que al contenido mismo de la reforma.

Hay que ser sinceros . Si ustedes revisan la prensa internacional, podrán observar que se concentran en el contenido, y no en lo demás. En descargo nuestro, también debemos de decir que somos el reflejo del acontecer de nuestra sociedad. Informamos de las patanerías, porque existen los patanes que las hacen. Ocurre que descuidamos el contenido.

Piatto fortte: ¿cuál es la esencia?

¿Qué contienen las reformas que están en proceso de aprobación? ¿Son un avance o un retroceso?

Independientemente de una revisión exhaustiva y la aprobación de las leyes secundarias que nos cuenten cómo se operaran las reformas y cuál será su alcance.

Tras siete décadas, el petróleo ha dejado de ser un tabú y esencialmente permite la asociación entre Pemex y la iniciativa privada para explorar y explotar los yacimientos petroleros. Mediante la modalidad que quieran, permite históricamente la inversión privada (nacional o extranjera) en esta materia.

En realidad, si le quitamos todas las implicaciones políticas, de  fanatismo nacionalista, queda una reforma en realidad descafeinada.

Pero para nuestros dogmas, miedos y parámetros siquiátricos colectivos, sí es un cambio de modelo relevante.

Es un modelo que en efecto, permitirá a Pemex compartir los riesgos de explorar y sacar petróleo, así como generar condiciones necesarias para llegar hasta donde sea necesario para poder aprovechar mejor nuestro petróleo. Generar competencia es la mejor manera de obtener mejores precios y mayor eficiencia.

Tampoco transfiere la propiedad de los hidrocarburos mexicanos a nadie.  No podíamos seguir con el mismo modelo que tenemos por la sencilla razón que perdemos dinero y producimos cada vez menos.

Fuera sindicato

Otro punto relevante y que constituye un cambio de paradigma es el hecho de que el sindicato haya salido del Consejo de Administración de Pemex.  Esto no tiene nada que ver con coartar los derechos de nadie.

Esto tiene que ver con que el manejo del Consejo de Administración, como en todo el mundo, tiene que ser manejado por profesionales y no por una dirigencia sindical.

¿Por qué ? En primera, porque no se puede ser juez y parte. Quienes manejan al órgano de decisiones tienen que escuchar a sus partes, pero deben tomar decisiones de manera independiente a los intereses sindicales, de proveedores, de servicios.

Es como si el órgano de decisión lo tomara un proveedor y decidiera comprar todas las existencias a su empresa. 

Esta decisión, que fue a contrapelo del PRI y del gobierno, era necesaria para erradicar la nefasta práctica de décadas de tomar decisiones con criterios políticos, una empresa que debe tomar decisiones con carácter económico y estratégico, y que aspira a ser de clase mundial.

Fondos y transparencia

En donde la reforma parece haberse quedado corta, es en materia de transparencia.

Ciertamente crea una Comisión para combatirla, no obstante los detalles de esa instancia serán materia de las leyes secundarias.

Es indispensable, sí, pero me hubiese gustado un mayor énfasis en los mecanismos de combate a la corrupción. ¿De qué sirve una buena reforma si se roban los recursos?

Me hubiera gustado una mayor precisión en qué se pretende hacer con los excedentes. La creación de un Fondo Soberano e Independiente para las nuevas generaciones es una buena idea que surge del modelo noruego.

Sin embargo, tiene más corchetes que una vinería. Enfrenta gasto corriente, cuando en realidad tendría que ser para proyectos de largo plazo, innovación y seguridad energética del país.

Me hubiese gustado más precisión en qué se va hacer contra el robo de combustible, que no es un fenómeno minúsculo, sino muy relevante que permite que dejemos de ingresar como país miles de millones de dólares. ¿No es esto acaso parte de la construcción de una empresa de clase mundial?

Dolce: ¿Cuál es el objetivo?

Se dijo hasta el cansancio que la reforma persigue la vanguardia, etc. No obstante, los flecos que no están suficientemente claros, son los que tiene relación con la pregunta fundamental, ¿Qué piensan hacer con la mayor capacidad que esta reforma busca dar a nuestra instituciones? ¿Se trata sólo de recursos? Se olvidan que lo importante para un país y en dónde se puede distinguir un buen gobierno de uno que no lo es, no es exactamente o exclusivamente en la generación de recursos, sino en lo que se vayan a usar, es decir, en la calidad de vida de su población ¿O acaso eso no está en la mente de los transformadores?

Creo que el camino es correcto, pero falta peinar más flecos que no son irrelevantes.

Mas café, que no se olvide el objetivo.

Comparte esta entrada

Comentarios