Echar porras

¿De verdad somos la mejor “afición” cuando, entre nosotros mismos, nos discriminamos? ¿Dónde está el patriotismo cuando se trata de no ser racistas..?

COMPARTIR 
Armando Román Zozaya 18/06/2014 01:37
Echar porras

Según una nota recientemente publicada en el diario deportivo español Marca, de entre todos los grupos de aficionados de distintos países que han acudido a Brasil para la fiesta del Mundial, los mexicanos que hicieron el viaje a dicho país constituyen el contingente más alegre, el que más apoya a su equipo, el que más amor muestra por sus colores.

Yo no dudo ni tantito de lo que dice Marca: cuando se trata de futbol, los mexicanos somos especialistas en derrochar amor por la patria, en exhibir el cariño que sentimos por nuestro terruño, en ponernos “la verde” y gritar a los cuatro vientos “México, México, México”.

Lástima que sólo hacemos eso cuando se trata de futbol. Por ejemplo, muchos de esos aficionados mexicanos que, supuestamente, aman a México hasta el alma, fueron captados en video mientras robaban cerveza en el estadio en el que nuestra selección derrotó a Camerún. Todos portaban sus camisetas verdes, todos se ven muy contentos, todos están listos para echar más y más porras. Al mismo tiempo, repito, varios de ellos roban cerveza. ¡Vaya manera de “apoyar” a la selección que nos representa y de mostrar lo “mejor” de nosotros!

Mientras eso sucede en Brasil, resulta que en México, más en concreto en Zapopan, Jalisco, un par de indígenas fueron agredidos en una gasolinera precisamente por ser eso, es decir, indígenas. ¿Eso es cariño por México? ¿De verdad somos la mejor “afición” cuando, entre nosotros mismos, nos discriminamos? ¿Dónde está el patriotismo cuando se trata de no ser racistas, clasistas, etcétera?

¿No sería mejor mostrar nuestro compromiso con el país respetándonos mutuamente, comportándonos de manera adecuada cuando vamos a otras tierras y, por supuesto, al convivir con nuestros vecinos, colegas, amigos y todas las personas que nos rodean?

Algo similar es válido para la clase política: diputados, senadores, Presidente de la República, gobernadores, alcaldes, etcétera, han mostrado su apoyo a la selección y han dejado claro cuánto les interesa que a México le vaya bien en el Mundial. Sin embargo, a la hora de legislar, de hacer valer la ley, de combatir la impunidad, de no caer en corruptelas, de no abusar del erario, ¿dónde está el amor por el país? ¿Dónde están los deseos de que todo le salga bien a México? ¿Dónde están las acciones concretas conducentes a que, efectivamente, las cosas funcionen y lo hagan bien?

Honestamente, yo preferiría una afición que no echara tantas porras a la Selección Nacional y que, en vez de ello, se comportara cívicamente y respetando al prójimo. Creo que esa es una mejor manera de mostrar nuestro apoyo por “la verde”, de dejar claro que somos muy mexicanos.

De igual manera, me inclino por políticos que, día con día, en todo momento y en todo sentido, dejasen ver su gran amor por nuestros colores haciendo su trabajo honradamente y siempre a favor de la ciudadanía. Si, además de eso, nuestros políticos quieren apoyar a la selección y ponerse el uniforme tricolor, pues qué bien. Y si no, también.

Otra vez el Mundial. Otra vez a echar porras. Otra vez el “México, México”. Y, otra vez, el clasismo, el racismo, el valemadrismo y la ausencia de civismo. Otra vez lo de siempre, pues.

                Twitter: @aromanzozaya

Comparte esta entrada

Comentarios