¿México transformado?

COMPARTIR 
Armando Román Zozaya 11/06/2014 02:05
¿México transformado?

En España, el presidente Peña agradeció a los partidos políticos mexicanos porque, gracias a ellos, México ha sido transformado. También en España, Luis Videgaray, secretario de Hacienda, declaró que, hacia el final de la presente administración, la economía mexicana podría crecer a una tasa de 5% anual, lo cual nos permitirá “vencer la pobreza”.

Lo anterior no sorprende pues Enrique Peña y su gobierno se han dedicado a vender la idea de que México ya es otro; las reformas estructurales habrían resultado en un país totalmente diferente al que conocíamos hasta no hace mucho. De igual manera, el gobierno federal ha difundido la noción de que estamos ante cambios que, sin lugar a dudas, son positivos para todos los mexicanos.

Sin embargo, la verdad, no entiendo de qué transformación habló el señor Presidente mientras estuvo en España. Tampoco me queda claro cómo exactamente es que el país crecerá a 5% ni cómo, incluso si dicho crecimiento tuviera lugar, esto nos ayudaría a “vencer la pobreza”.

Como he destacado en otras ocasiones en este mismo espacio, las reformas estructurales apenas comienzan. Falta mucho, pero mucho, para que veamos sus consecuencias. Asimismo, no hay garantía alguna de que, una vez de que los cambios estructurales hayan madurado, los resultados sean los esperados. De hecho, dado que somos un país en el que la norma es que las leyes no se apliquen, ni siquiera hay garantía de que las reformas se ejecuten como se supone que hay que hacerlo.

Ahora bien, asumamos que las reformas sí se aplican, que esto ocurre pronto y que se hace bien. ¿De verdad habrá menos pobreza porque ahora habrá más canales de televisión? ¿Es cierto que la posibilidad de que Pemex se asocie con empresas privadas para intentar encontrar y obtener más petróleo resultará en que haya menos pobres?

Es altamente probable que reformas como la energética y la de telecomunicaciones resulten en más inversiones y más generación de ingreso, así como de riqueza; me parece que, a este respecto, no hay mucho espacio para discusión. No obstante, ¿quién se va a beneficiar de estos ingresos, de esta riqueza? ¿Los empresarios que invertirán en el sector energético y quienes apostarán a las telecomunicaciones, por ejemplo, o todos los mexicanos?

Se dirá que quienes generarán más riqueza e ingresos también producirán empleos y, además, pagarán más impuestos, por lo que el país saldrá ganando. Esto es cierto, sin embargo, ¿daremos por sentado que tan sólo porque el gobierno logre recaudar más entonces las cosas estarán mejor necesariamente y la pobreza será vencida? ¿Cuántas oportunidades laborales se generarán gracias a las reformas? ¿Veremos, por fin, la creación del casi millón y medio de empleos que necesitamos año con año? ¿De qué calidad serán estos nuevos puestos de trabajo? La única ruta para acabar con la pobreza es crear empleos suficientes, duraderos y de calidad. ¿A eso nos conducirán las reformas?

No dudo de que los cambios resultarán en beneficios. Es más, estoy de acuerdo con casi todo lo hecho en el terreno educativo, energético, telecomunicaciones y fiscal. Pero de ahí a sostener que México ha sido “transformado” y que estamos en ruta de “vencer la pobreza”, hay un gran trecho.

Entiendo que, para el Presidente y los suyos, es importante dar a conocer lo que creen que están haciendo bien. No entiendo que sobredimensionen las cosas, que no tengan el cuidado de medir sus palabras y promesas, las cuales —ojalá que este nunca sea el caso— podrían retornar, eventualmente, en forma de reproches de parte de todos los mexicanos.

Esperemos que Enrique Peña, Luis Videgaray y quienes rodean al Presidente tengan toda la razón: a este país le urge hacer las cosas diferente y obtener resultados mucho mejores a los actuales. Sin embargo, a juzgar por lo que ha ocurrido con la Reforma Educativa (se supone que ya está vigente, pero no se aplica), es probable que no sólo no estén en lo cierto sino que estén muy equivocados. Repito: ojalá que no.

                Twitter: @aromanzozaya

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red