Ampliación del aeropuerto de la Ciudad de México

Las tendencias señalan que el AICM está a su límite de saturación.

COMPARTIR 
Antonio Toca 24/05/2014 00:11
Ampliación del aeropuerto de la Ciudad de México

Desde el año pasado, las autoridades de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) informaron que se realizará la ampliación del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en los terrenos federales del exlago de Texcoco, en una superficie de cuatro mil 500 hectáreas.

En México se ha avanzado en la consolidación de una red nacional aeroportuaria muy importante, que distribuye carga y personas con eficiencia y rapidez. Sin embargo, aún hay problemas porque el flujo aéreo se concentra en algunas ciudades, en tanto que en otras, los vuelos no tienen suficiente demanda. A pesar de que se tienen programas para tener flujos más equilibrados, las tendencias señalan que el AICM —el de mayor tráfico en el país— está a su límite de saturación, porque sus dos pistas no permiten operaciones simultáneas. El año pasado, movilizó 29.5 millones de pasajeros y para 2014 se considera que pudieran ser 32. Eso señala la urgencia de ampliar su capacidad, con dos nuevas pistas paralelas. La Ciudad de México está clasificada entre las 15 más importantes a nivel mundial, pero en conexiones aéreas es la número 23. Para lograr un avance es necesario que tenga un aeropuerto eficiente y con la capacidad de aumentar su tráfico en los próximos 50 años.

En este sentido, la decisión de las autoridades federales de ampliar la capacidad del AICM permitirá que México tenga mejores oportunidades para mejorar su sistema nacional e incremente el tráfico de personas y de comercio internacional, que producirá más empleos y mejorará la productividad de la Ciudad de México.

Con ese fin, las autoridades de ASA iniciaron recientemente el concurso para el diseño de la ampliación del AICM, del que habían definido previamente la localización, características y diseño del conjunto. La entrega de los proyectos de los grupos seleccionados se realizó atendiendo las rigurosas condiciones que se fijaron en las reglas del concurso.

El jurado, integrado por un numeroso grupo de especialistas, no ha dado a conocer aún su decisión porque requiere del tiempo y la concentración necesarios para seleccionar la que considere la mejor alternativa.

Lo que ha sido una sorpresa, y que afecta a un proceso que ha sido cuidadosamente planeado, es que en el servicio electrónico del periódico Milenio, en la sección de negocios, se publicó anteayer: “Que los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero se reunieron en el Distrito Federal con autoridades federales para presentarles su proyecto del nuevo aeropuerto para la Ciudad de México”; la nota incluye además diez fotografías. Este “anuncio” es grave porque violenta el proceso del concurso, que no ha concluido y en el que el jurado está aún trabajando.

No se puede más que suponer por qué se publicó ese proyecto, pero lo que es evidente es que se violó un principio básico en cualquier concurso: el compromiso de las autoridades y de los participantes de no divulgar información que es confidencial. Hacerlo es violentar el resultado y poner en grave riesgo la importancia y seriedad de todo el proceso. No tengo información sobre las condiciones que se solicitaron a los participantes, pero lo que es obvio es no divulgar información durante el concurso.

Es muy grave que un proceso tan bien planeado y realizado se vea violentado por esa “fuga” de información que afecta a los organizadores y a los demás concursantes. ASA no debe permitir que ese incidente ponga en duda la construcción de la ampliación del AICM, que nuestro país necesita urgentemente.

Comparte esta entrada

Comentarios