Arquitectura: Bienal de Venecia

El INBA cumplió con el compromiso de realizar un concurso público.

COMPARTIR 
Antonio Toca 12/04/2014 02:01
Arquitectura: Bienal de Venecia

En cuatro columnas (15, 29 dic 2012 / 12 en y 13 feb 2013) me referí a la prepotencia y opacidad con la que se manejó la contratación del Pabellón de México, en la Bienal de Arquitectura en Venecia de 2012.

Este año se realizará la siguiente Bienal y todo apuntaba a que el anterior desastre se repitiera. Afortunadamente, esa suposición fue incorrecta porque ahora la dirección de Conaculta consiguió un espacio en el edificio principal de la Bienal; una primera sorpresa.

El INBA cumplió con el compromiso de realizar un concurso público, y las autoridades lo convocaron a tiempo y respetaron los requisitos que previamente habían publicado. Para cumplir con el tema de esta Bienal: Absorbiendo la modernidad, el INBA solicitó que cada equipo presentara un guión temático que abarcara del año 1914 al 2014, la solución museográfica, y las láminas que detallan el proyecto. Otro acierto fue que se solicitó que cada equipo incluyera a un historiador, un experto en museografía y a un arquitecto para diseñar su proyecto. La selección de los ganadores se hizo a tiempo y respetando las bases; una de cuyas condiciones fue que no se aumentara el costo estimado para montar el Pabellón en Venecia; otro gran acierto. Cumpliendo con esos requisitos el jurado, que presidió la directora del INBA, eligió a los tres ganadores.

La exposición de los 25 proyectos para realizar el Pabellón que representará a México se realizó en el cuarto piso del Palacio de Bellas Artes. Al igual que centenares de personas pude ver los proyectos y las maquetas que se exhibieron. Un aspecto que hay que destacar fue la calidad y las diversas formas en las que los equipos resolvieron sus proyectos; que es una prueba más del profesionalismo que en muy poco tiempo han logrado muchos arquitectos en nuestro país. Prácticamente todas las propuestas aportaron novedosas soluciones y el INBA tuvo así una buena selección de donde escoger al ganador. Después de recorrer varias veces la exposición y de analizar aciertos y errores de los concursantes, coincido en que el primer. lugar seleccionado es el grupo que mejor solucionó el Pabellón.

De manera muy sencilla el equipo ganador diseñó el espacio de exhibición —a pesar de la difícil disposición de las columnas centrales, que representaron un problema para todos los concursantes— rodeándolas con una mampara elíptica que permitirá que los visitantes, que pueden estar de pie, sentados o reclinados, vean la selección de obras que se proyectarán sobre las paredes curvas. Las paredes del Pabellón se dejaron libres, para mostrar algunas mamparas con imágenes impresas. Un diseño sencillo y sobrio —minimalista dirán algunos— que presentará dignamente la gran calidad de la arquitectura moderna realizada en México en los pasados cien años. Un aspecto que no se previó es que en la mampara elíptica sólo hay una entrada y que, por seguridad, convendría tener una salida colocada simétricamente en el otro extremo.

El segundo, lugar presentó una abstracción de la forma de la República Mexicana que, siendo interesante, no se percibe al verla al nivel del visitante. El tercer planteó un recorrido por algunas celosías y elementos arquitectónicos que, aunque son atractivos, no representan más que fragmentos de algunas obras.

La mayor sorpresa es que con este resultado, y con el éxito que tendrá el Pabellón en Venecia, la dirección del INBA logra probar que con talento y responsabilidad se pueden hacer bien las cosas; algo que el público debe conocer y apreciar.

Comparte esta entrada

Comentarios